Nuestro compromiso es por México

Close Icon
   
Contact Info     @FundacionAHHO

Elementos de geografía del Estado de Oaxaca

Selene del Carmen García Jiménez

El libro Elementos de geografía del Estado de Oaxaca, dispuestos en lecciones y bajo el método Correa, publicado por Manuel Brioso y Candiani en 1890, forma parte del fondo Histórico de la Biblioteca Burgoa, en el que se agrupan los volúmenes que pertenecieron al Instituto de Ciencias y Artes de Oaxaca.

La obra está dividida en cuatro partes: la primera de ellas se enfoca en la geografía física del estado, en el clima y los recursos minerales. Brioso y Candiani pone su atención en las bahías, litorales, albuferas, puertos y montañas del estado, entre las que destacó al Zempoaltepec, con sus 3 396 m sobre el nivel del mar; el cerro Sirena, en San Juan Ozolotepec, el Chicahuastla y el Itundujía, en el distrito de Tlaxiaco.

La segunda parte está dedicada a la geografía política e histórica y a la educación. El autor indica que en el estado se daban tres clases de instrucción: la primaria, la preparatoria y la correccional. Además, Brioso dedicó algunos párrafos a la religión, a la organización eclesiástica y a la historia de Oaxaca, desde la época prehispánica hasta la Independencia.

En la tercera parte de la obra se describe la geografía económica del estado. En esos momentos, la agricultura era parte medular de la economía estatal. La mayoría de los habitantes se dedicaban a esta actividad, favorecida por la fertilidad de los terrenos y la variedad de los climas. A pesar de esto, también había manufactura enfocada en la curtiduría, producción de azúcar, extracción de añil y el tejido de lana, algodón, seda y pita.

En la última parte, Brioso y Candiani pone atención en algunos pueblos, como Tlalixtac, que se distinguía por sus terrenos fértiles; Cuilapam, donde fue fusilado el general Vicente Guerrero, y Santa María del Tule, por su ahuehuete de enorme tronco.

La obra fue utilizada como texto por los alumnos de las escuelas oficiales del estado, lo que nos da una idea de lo que los estudiantes aprendían sobre la geografía de Oaxaca a finales del siglo XIX.

Los comentarios están cerrados.