Nuestro compromiso es por México

Close Icon
   
Contact Info     @FundacionAHHO

El beisbol y su habilidad de adaptarse al cambio

Jorge Enrique del Valle

Nos da miedo cambiar porque le tememos a lo desconocido y muchas veces no nos atrevemos a salir de nuestra zona de comodidad, que es una forma de sentirnos seguros. El escenario actual del mundo nos está obligando a cambiar y adaptarnos a las nuevas circunstancias, a evolucionar para sobrevivir. Esta adaptación implica estudiar, trabajar e incluso entrenar a distancia. Los jóvenes prospectos de la Academia Alfredo Harp Helú se están adaptando a la situación. Entre las actividades que realizan se encuentran los ejercicios de reflexión, que les ayudan a adaptarse a la “nueva normalidad”. A continuación, compartimos parte de los pensamientos de los jóvenes:

El cambio es un proceso que debemos llevar a cabo nosotros, como deportistas, para alcanzar lo más alto, el éxito. Pero, ¿cómo alcanzar la cúspide en este camino tan difícil? Desde tiempos inmemorables, los más grandes de la historia del mundo han tenido que enfrentarse a diversos momentos que marcan su vida, al instante que marca la pauta y que trastoca la mentalidad del individuo al grado que lo motiva a ser mejor cada día, a tratar de cambiar al mundo de una manera significativa, buscando dejar su huella e iniciar un legado que perdurará por mucho tiempo. ¿Y cómo relacionar esto con nuestra vida de deportistas? Es muy fácil pensar que la vida de un deportista es de lo más sencilla, la mayoría de las personas solo ven lo superficial de nuestro trabajo, ellos no saben que todos los días son de una ardua lucha por salir adelante. Todo héroe necesita pasar por un desierto para alcanzar la cúspide y, me atrevo a decir, nosotros lo afrontamos en el momento en que dejamos nuestros hogares y nos alejamos de nuestras familias para perseguir nuestros sueños; con el tiempo vamos asimilando que es lo mejor para nosotros y que ese mismo sufrimiento es el impulso para tratar de llegar a cumplir todo lo que nos proponemos. Por último, quiero enfatizar la manera en que debemos ver este proceso, que es la clave para estar en armonía en mente, cuerpo y alma, estas son las piezas claves en este rompecabezas llamado vida.

Carlos Espina, cácher, Oaxaca.

El cambio es normal, sucede en todo momento y es algo que nos tiene que pasar. Pero hay cambios que no queremos que pasen o que nos cuesta trabajo afrontar. Un ejemplo puede ser cuando te enojas rápido, y que esa actitud trae muchos problemas, ya que al estar enojado tus comentarios están fuera de lugar; entonces intentas hacer un cambio; pero existe el miedo de no saber qué puede pasar, y por eso la gente tiene miedo al cambio, porque se siente bien en donde está y no quiere salir de su zona de comodidad. El cambio no solo se centra en el comportamiento, sino también en lo académico, en lo deportivo, en el amor. A veces no quieres cambiar porque esa actitud te ha llevado hasta donde estás, te ha dado lo que tienes ahora, pero cuando las cosas no resultan no puedes seguir ahí, el cambio es necesario aunque no sea fácil o no nos guste, tenemos que afrontarlo, a veces se tienen que soltar cosas, amistades, personas importantes, incluso vicios o entretenimientos, pero el resultado de cada sacrificio trae recompensas. La forma en que yo afronto los cambios es viéndolos como algo positivo, algo que, si llevo a cabo, me va a ayudar demasiado. Y cuando las cosas no van bien, o cuando parece que el cambio no ayuda, tengo que ver qué he estado haciendo para modificarlo y así sabré si en realidad estoy actuando, o si solo estoy huyendo de la verdad.

Román Casanova, pícher izquierdo, Ciudad del Carmen.

En nuestra vida siempre tenemos una u otra forma de cambios, ya sea positivo o negativo, incluso físicamente. Por lo regular, siempre habrá miedo a cambiar algo a lo que ya estábamos acostumbrados, pero, en algunas situaciones, uno tiene que afrontar la novedad que la vida nos pone o que nosotros mismos nos ponemos ¿Y cómo sería eso? Mentalizándote lo que quieres, aceptando el cambio y aplicándolo. Muchas veces eso resulta difícil porque lo primero en que pensamos es en las cosas negativas y eso nos impide realizar lo que queremos, incluso si se nos presenta algún obstáculo, ya sea por algo que no está a nuestro alcance o fuera de nuestras manos, tendemos a bajar la guardia, y tendría que ser todo lo contrario: a pesar de las crisis y tempestades, uno tiene que seguir luchando por lo que más quiere hasta lograrlo. En caso de no lograrlo por obra del destino como en mi situación, es cuando vuelve a entrar el cambio: trázate nuevas metas e ideas, tenemos que seguir luchando para sobrepasar nuestras barreras y límites ¿Y cómo se logra eso? Tratando de ver siempre el lado positivo a pesar de las circunstancias en las que te encuentres, y encaminándote a lo que quieres lograr.

David Osuna, pícher derecho, Mulege, B.C.S.

Los cambios que están pasando en el mundo nos han obligado a salir de nuestra zona de comodidad, esto nos está ayudando a crecer como personas. Debemos quedarnos con las experiencias buenas de todo lo que nos pasa y, en lugar de verlo como una desgracia, aprender a sacar el máximo rendimiento, como los jóvenes de la Academia que ya se encuentran adaptándose a la nueva normalidad.

Los comentarios están cerrados.