Nuestro compromiso es por México

Close Icon
   
Contact Info     @FundacionAHHO

PRESENTACIÓN DEL LIBRO ‘ÉLITROS; PARA HABLAR SE HIZO LA VOZ’

élitros

Dr. Puck

El pasado 1 de julio de 2016, en el bello espacio de la Biblioteca Francisco de Burgoa, en el Centro Cultural Santo Domingo de la ciudad de Oaxaca, se presentó el libro Élitros. Para hablar se hizo la voz. Cincuenta y cinco, de los cincuenta y seis autores de esta antología son lectores voluntarios del Programa Seguimos Leyendo patrocinado por la Fundación Alfredo Harp Helú, Oaxaca y el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia del estado de Oaxaca.

Los autores son ávidos y asiduos lectores para sí mismos y en voz alta. Esta experiencia los provee de un inmenso bagaje pero, además, estuvieron acompañados por la maestra Raquel Olvera, quien con su dirección jugó un papel relevante para que se expresaran de manera espléndida. El buen trabajo de los escritores y la difícil tarea de selección están a la vista; las obras de la antología son de una gran calidad literaria.

En la biblioteca nos recibieron con el primer regalo de la tarde, dos ejemplares para cada uno del anhelado libro. La presentación inició y escuchamos mensajes de reconocimiento y elogio por parte de las autoridades y de las personas distinguidas que nos acompañaron.

Sin duda, uno de los momentos más esperados de la tarde era escuchar de viva voz a los autores compartir alguno de sus textos. Claudia Domínguez, Efi genia Hernández López y Qris Ogarrio fueron las elegidas para empezar. Claudia nos hizo llorar con su texto “Duerme Toñito”, inspirado y escrito a manera de homenaje muy personal para Toñito, quien descansa ya, después de haber perdido su lucha contra el cáncer. El “negrito” ya no podrá escuchar a Claudia ni a los otros lectores voluntarios que semana a semana, a través de sus lecturas, regalan momentos de tranquilidad, alegría, esperanza y optimismo a los niños internados en el Hospital del Niño y a sus familiares.

Luego llegó el turno de Joel Hernández Zurita, quien antes de compartir su texto dirigió unas palabras emotivas y alegres. Fue así como la mayoría nos enteramos que está cumpliendo una condena en el reclusorio a cargo de la Dirección de Ejecución de Medidas para Adolescentes (DEMA). En ese centro se dan cita un grupo de lectores voluntarios que cada semana, a través de sus lecturas, acompañan a los jóvenes a transitar de una manera más llevadera su condena y les ayudan a abrir ventanas nuevas en sus vidas. La labor de los lectores en ocasiones se vuelve incluso un reto personal, y los resultados están a la vista. Joel, por ejemplo, gracias a su constancia y la de los lectores voluntarios, es ahora un hábil escucha, disfruta todo lo que se le comparte y es un lector voraz. El texto que Joel nos leyó se titula “El final del mundo de las letras en la vida de los hombres”, mediante el cual nos dejó entrever, además de su talento, una muestra de un léxico y la forma de escribir propios de un lector asiduo. También nos hizo sentir cómo entiende, vive, se emociona y ríe con cada escena de letras.

Así concluyó la presentación formal de la segunda edición de Élitros. Por un lado, la alegría innegable de tener el libro en nuestras manos y, por otro, comprobar cómo el Programa Seguimos Leyendo, del cual formamos parte, tiene un impacto positivo y trasciende en la vida de nuestros escuchas. También nos emocionó constatar el estrecho vínculo afectivo que se establece entre el lector y el escucha, particularmente con aquellos menos privilegiados o que atraviesan por circunstancias difíciles. Las lecturas también nos hicieron refl exionar sobre la fragilidad de la vida y la libertad, privilegios que algunos de nosotros frecuentemente damos por hecho. Joel se retiró antes de que concluyera el evento, dejándonos su sonrisa y energía positiva y la seguridad de que está apto para su reingreso a la sociedad cuando los tiempos de su proceso así lo marquen. Una tarde excepcional.

Un reconocimiento especial al doctor Heriberto Antonio García, director general de Prevención y Reinserción Social, y a la licenciada Mónica Rodríguez Ojeda, titular de la Dirección de Ejecución de Medidas para Adolescentes, por coadyuvar y autorizar la participación de Joel, así como por apoyar y facilitar la labor de los lectores voluntarios en el centro a su cargo. El trabajo en equipo entre la FAHHO, el DIF, la DEMA y los lectores voluntarios demuestra que entre todos podemos contribuir a formar lectores autónomos, pensantes y críticos, y una sociedad menos desigual. ¡Enhorabuena!

 

Los comentarios están cerrados.