Nuestro compromiso es por México

Close Icon
   
Contact Info     @FundacionAHHO

Primera década del COLOV

mario molina cruz 01

por Mich Hernández //

 

El 21 de marzo de 2012, Día Mundial de la Poesía, las letras oaxaqueñas sufrieron la pérdida del profesor Mario Molina Cruz originario de Villa Hidalgo Yalálag. Su partida no sólo enlutó a la literatura, sino también a la educación, a la lingüística y a la antropología. Además, arrancó a la comunidad hablante de zapoteco un notable miembro. Es por eso que el Coloquio sobre Lenguas Otomangues y Vecinas (COLOV) celebró su sexta edición y su décimo aniversario homenajeando al maestro serrano.

El encuentro bianual que reúne especialistas y promotores de lenguas combinó conferencias magistrales, mesas, talleres y eventos culturales para entender y celebrar a esta antigua familia lingüística.

Teniendo como antecedente el congreso “La Voz Indígena de Oaxaca”, organizado por Pamela Munro, G. Aaron Broadwell y Kevin Terraciano en Estados Unidos, la primera edición del coloquio llevó el nombre de Conference on Otomanguean and Oaxacan Languages (COOL). Estuvo a cargo de Rosemary Beam de Azcona y su sede fue la Universidad de California, Berkeley, en 2004. Gracias al entusiasmo de Alejandro de Ávila, el coloquio se trasladó a Oaxaca por ser la entidad con mayor concentración de lenguas otomangues, diez de las quince habladas en el territorio pertenecen a esta familia. Desde entonces, el encuentro se realiza bajo el nombre de COLOV y homenajea en cada edición a algún experto en el tema.

Dentro de los organizadores más constantes se encuentran Alejandro de Ávila, Michael Swanton, Sebastián van Doesburg, Áurea López Cruz, Yásnaya Elena Aguilar y Tajëëw Díaz. El apoyo económico es de la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca y del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas.

Según Swanton, director de la Biblioteca de Investigación Juan de Córdova, uno de los principales objetivos del COLOV es “vincular a la comunidad académica con los hablantes” mediante una gran diversidad de actividades. Por tal motivo se lanza una convocatoria para quien desee ofrecer una ponencia, y se abren espacios para actividades artísticas vinculadas con las lenguas otomangues y otras lenguas de la región. Al final de cada coloquio se realiza una asamblea donde hay retroalimentación de todos los participantes y se definen algunos aspectos para la próxima edición. En 10 años de existencia el COLOV ha tenido grandes logros y avizora nuevos. Uno de los más cercanos es la próxima emisión de las memorias y textos destacados de cada coloquio, en colaboración con la UNAM.

Para mayor información consulte http://www.bibliotecajuandecordova.mx/colov

Entrada etiquetada con: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *