Boletín FAHHO Digital No. 2 (Nov-Dic 2020)

Entre tonas y animales de barro

Aldo Luis Luis

De la imaginación a la creación, el tramo puede ser largo o pequeño, y es bien sabido qué tan diversas son las formas para crear. En el arte popular los caminos pueden ser directos e indirectos, comenzar por la forma para encontrar la esencia o, por el contrario, iniciar con el fondo para encontrar las formas. Son varias las vías que las maestras y maestros artesanos encuentran para moldear sus piezas. La realidad inmediata permite un impulso creativo para pensar, reflexionar e imaginar el trabajo artesanal.

Es de admirar cómo se crean piezas a partir de la observación de la cotidianidad. En el barro policromado, por ejemplo, encontramos escenas que nos remontan al mercado de Ocotlán de Morelos, a los paisajes y nubes que pintó Rodolfo Morales hace años; a las fachadas de los monumentos arquitectónicos de Oaxaca o simplemente al trabajo que realizan los agricultores y pastores de las diferentes comunidades de los Valles Centrales. Si nos movemos a las tallas de madera, encontramos piezas zoomorfas, las cuales reivindican el significado que puede tener un animal en una comunidad y, aunque la relatividad del significado impera en todos los contextos sociales, no podemos negar uno de los orígenes de la talla de madera, también llamada por algunas comunidades: “tonas”.

Por esta razón es importante preguntarse: ¿Qué es la tona? Bueno, varios especialistas comentan que, en muchas de las comunidades del sureste del país, esta palabra hace referencia a una especie de animal protector que está ligado a nuestro día de nacimiento. Para saber nuestra tona se hace un especie de ritual en el que se dibuja un círculo de cal y se dice que el primer animalito que deje su huella en aquel círculo será nuestro protector, y que nuestro carácter estará forjado por lo que aquella especie simbolice. Este ritual toma su sentido en regiones de la Mixteca y Sierra oaxaqueña, en zonas de Chiapas, Veracruz y Guerrero. Esta práctica también es resultado de un sincretismo cultural; se comenta de voz en voz que, al momento de reconocer al recién nacido con la comunidad que lo arropará, se le regala una talla de madera para no olvidar su tona, para tenerlo presente. Esa tona es, entonces, el paso previo a la talla de madera decorada, su expresión más primigenia en la cultura y, también, bandera con la que se navega en los talleres para ofrecer al público, una “pieza de copal”.

La representación de animales en el arte popular es un trabajo constante que traspasa el plano figurativo. Para algunos maestros, como en el caso de Víctor Vásquez, de Santa María Tlahuitoltepec, la representación de algunos animales y su mezcla con elementos músico-culturales, tiene que ver con los recuerdos. Pero en el taller alfarero de Víctor, ¿cómo se originó la creación de animales con barro? Él nos compartió que, al migrar su abuela y mamá a la ciudad de México, “miraron que había representaciones de animales con arcilla”, ese fue un punto clave para la realización de este tipo de piezas.

Las cosas van cambiando y también las formas de nutrir la imaginación para seguir creando, por consiguiente, “la observación constante de libros de biología permite crear nuevas formas con el barro”, siempre y cuando nos gusten, comenta Víctor. Entre sus creaciones hay piezas muy singulares, por ejemplo: una orquesta que tiene mucho parecido a las bandas filarmónicas de la Sierra Norte, pero en esta, los músicos tienen rostros de conejos, cada uno con su instrumento, desde un tambor, una flauta transversal y una trompeta. Nos cuenta Víctor que estas piezas están relacionadas con su abuelo que fue músico, pero también con el rancho en el bosque donde vivía su mamá; ella miraba diferentes tipos de animales que posteriormente modelaba en barro, colocándoles diferentes tipos de instrumentos.

Sin lugar a duda, las representaciones de animales en los diferentes talleres de Arte Popular pueden tener historias personales, leyendas y mitos, desde las tallas de madera o “tonas”, hasta las piezas de alfarería: todas ellas contienen elementos culturales profundos que nos permiten admirar un bagaje riquísimo para crear y valorar lo hecho a mano, por maestras y maestros artesanos de Oaxaca.

Lo sentimos, la página que buscas no existe.

¡Muchas Gracias!
En breve nos pondremos en contacto contigo.