Nuestro compromiso es por México

Close Icon
   
Contact Info     @FundacionAHHO

PROYECTO DE TRANSCRIPCIÓN DE MÚSICA REGIONAL OAXAQUEÑA

PROYECTO DE TRANSCRIPCIÓN DE MÚSICA REGIONAL OAXAQUEÑA
Cecilia Winter

seis

Un reto constante para el IOHIO ha sido encontrar la manera de atraer a la gente a los órganos, porque sabemos que, si los escuchan una vez, probablemente volverán a escucharlos de nuevo. Nueve órganos se encuentran en funcionamiento en el estado y los tocan con frecuencia en misas y conciertos. Sin embargo, en algunas comunidades, sobre todo las más alejadas de la ciudad de Oaxaca, mucha gente nunca ha escuchado el sonido del órgano de su iglesia y no sabe que se considera una joya histórica y artística.

Nos hemos dado cuenta que la música que más anima a la gente es la regional oaxaqueña, porque el órgano, el más grande de todos los instrumentos de viento, se presta de manera maravillosa a este repertorio. El maestro Valentín Hernández, titular de la sección de percusiones de la Banda del Estado, y Cecilia Winter hemos armado un programa de canciones (“Canción Mixteca”, “Mi Linda Oaxaca”, “Llévame Oaxaqueña”, “La Martiniana”, etc.) y bailables oaxaqueños (Los Jarabes Mixe, del Valle y Mixteco, “Danza de la Pluma”, “Tonalteca”, “Flor de Pina”, etc.), la mayor parte de ellos de la Guelaguetza, los hemos presentado en decenas de conciertos por todo el estado.
En este programa explotamos la gama de sonoridades y efectos del órgano, y la gente se queda asombrada por la similitud con los instrumentos de banda que escuchan en sus fiestas.

Hicimos un CD de este concierto y de los cinco discos grabados por el IOHIO, éste es el más solicitado. Cuando visitamos los órganos para revisar su estado de conservación, siempre donamos una copia del disco a la comunidad. Las autoridades suelen tocarlo de inmediato y de repente se
escucha el sonido de un órgano tubular reverberando a todo volumen por las bocinas en una comunidad en donde lo único que pudiera quedar del instrumento original es su caja vacía o sólo unos pedazos. Luego las autoridades nos preguntan si podríamos reparar el órgano, cuánto costaría,
etc. Al escuchar esta música, la gente local empieza a entender cómo era su órgano en tiempos pasados, lo que alza a la vez la conciencia para preservarlo.

Ahora estamos en proceso de transcribir la música del CD para instrumentos de teclado y buscando un sistema que funcione para órganos históricos y modernos así como para el piano. Tuvimos que empezar de cero en este proyecto, ya que sólo unas cuantas piezas habían sido transcritas para piano (y no por un pianista) y requerían de muchas modificaciones. Algunas piezas fueron anotadas para un cantante o un director de banda e incluían sólo el tema sin acompañamiento, mientras que otras nunca habían sido anotadas, no encontramos las partituras. De hecho, la mayoría de las piezas están improvisadas y, por eso, ha sido imprescindible documentarlas, publicarlas y compartirlas.

El proceso de transcripción ha implicado un sinfín de horas de escuchar, tocar y analizar la música para determinar el mejor arreglo posible para los distintos instrumentos de teclado y asegurarse que sea accesible a organistas y pianistas de nivel intermedio. Cecilia Winter transcribió la
música a mano y luego Joel Vásquez y Lucas Winter la convirtieron en notación moderna con un programa de computación. Actualmente, estamos afinando los últimos detalles y esperamos que este libro de música regional oaxaqueña sea publicado en 2016. Merece una difusión amplia porque
la música es divertida tanto para tocar como para escuchar y, además, podría ayudar a preservar los órganos en las comunidades.

Los comentarios están cerrados.