Nuestro compromiso es por México

Close Icon
   
Contact Info     @FundacionAHHO

Octaedro

Octaedro

Octaedro

Julio Cortázar (Bruselas, 1914). Llega en 1919 a la Argentina, patria de sus padres, donde reside hasta 1951. Durante la vida en su país, fue profesor universitario, traductor y colaboró en las principales revistas literarias. En 1938 publicó un libro de sonetos, “Presencia”, con el seudónimo de Julio Denis. En 1949, aparece su poema dramático “Los Reyes” y en 1951, inicia con “Bestiario” su labor ininterrumpida de narrador. Algunos elementos e imágenes que se insinúan en “Los Reyes” aparecen plenamente en “Bestiario”, donde sus características narrativas más personales se hallan sólidamente planteadas. En 1956, con “Final de fuego”, el carácter deliberadamente ambiguo entre hombre y bestia, entre ciencia y fábula dominan su realidad narrativa. “Las armas secretas” (1958) encierra uno de sus relatos más importantes: “El Perseguidor”. En 1960 publica “Los Premios”, su primera novela en la que logra una sabia coexistencia entre los símbolos y la realidad más concreta y donde la sátira asoma insoslayablemente a la original superficie de la narración.

Con “Historias de cronopios y de famas” (1962) Cortázar ofrece una personal antología de casos y situaciones que parecen entrar o salir de su mundo narrativo para expresar su personal visión del mundo. Por la absoluta originalidad de su planteamiento y su personal riqueza expresiva, “Rayuela” (1963) ha sido considerada como una de las más importantes novelas hispanoamericanas.

“Rayuela” logra, tanto por la multiplicidad de sus significaciones como por su explícita teoría narrativa, una anticipación a muchas ideas y prácticas que sobrepasaron el campo propio de la novela. Dentro de la obra de Cortázar representa plenamente su ideología más profunda, su toma de conciencia literaria y –sobre todo– el haber logrado un verdadero metalenguaje novelesco. “Todos los fuegos el fuego” (1966) reúne una serie de sus cuentos más representativos (“La autopista del sur”, “Reunión”). Tanto “La vuelta al día en ochenta mundos” (1967) como “Último Round” (1969) muestran con deliberada variedad distintos aspectos misceláneos de la múltiple creación de Cortázar. En 1968 publica “&2-Modelo para armar”, donde aprovecha la experiencia adquirida en “Rayuela”, estimulando una incesante actividad en el lector. “Libro de Manuel” (1973), su última novela, propone un equilibrado vaivén entre compromiso y literatura llevado hasta sus últimas consecuencias por un reflexivo e ingenioso humorismo, inseparable y esencial en toda su obra.

Después de “Todos los fuegos el fuego”, su anterior volumen de cuentos, OCTAEDRO continúa y acaso completa el ciclo de relatos iniciados con el ya lejano “Bestiario” y en el que Julio Cortázar ha ido fijando sus obsesiones personales y las del tiempo en que le tocó habitar. Una vez más se abren paso aquí las obstinadas lactancias del hombre contemporáneo, ese hombre que frente a los deslumbramientos de la tecnología y la cibernética tantea en busca de “lo otro”, se acerca a su manera a lo nocturno y a lo oracular, allí donde una parte irrenunciable de su ser halla respuestas a preguntas sin palabras.

Pleamar recurrente en la obra de Julio Cortázar, lo fantástico vuelve en este libro con su flujo habitado por extrañas criaturas de altura y abismo, de biseles en el espacio y de deslizamientos temporales. Ocho caras de un nítido poliedro que el escritor argentino dibuja con un lenguaje estrechamente ceñido a la índole especial de cada historia, buscando esa difícil unidad dentro de lo diverso que da a un volumen de relatos un lugar privilegiado en la memoria. Así, separada e inseparable, cada faceta del octaedro enlaza con as restantes en un lento crecer de la tensión narrativa, aunque cada relato sea un pequeño mundo que se basta a sí mismo para entreabrir las puertas del miedo, del extrañamiento, de la insidiosa irrupción de lo fantástico en el más claro momento de un día o de una vida.

Octaedro, de Julio Cortázar, publicado en Madrid por Alianza Editorial el año de 1974, se encuentra en la Biblioteca Henestrosa para aquellos cronopios que deseen releer a Cortázar en el primer centenario de su nacimiento.

Entrada etiquetada con:

Los comentarios están cerrados.