Nuestro compromiso es por México

Close Icon
   
Contact Info     @FundacionAHHO

Refugio de palabras. Entrevista a Guiexhooba de Gyves, coordinadora en el Istmo de Tehuantepec

Alejandra Camacho Hernández

Cuando la realidad se vuelve irresistible,
la ficción es un refugio.
Refugio de tristes, nostálgicos y soñadores.

Mario Vargas Llosa

Refugio de palabras, cápsulas de lectura para disfrutar en familia, se transmite en diversos horarios de siete radiodifusoras de la región del Istmo de Tehuantepec. Gracias al interés de la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca A. C., al continuar su labor social durante la contingencia sanitaria, la Coordinación de Proyectos Educativos y Culturales ha buscado alianzas con el fin de seguir presentes en la vida lectora de la población.

Alejandra Camacho —¿Por qué llamarlo “Refugio de palabras”?

Guiexhooba De Gyves —La palabra “refugio” me hacía mucho eco, sobre todo por la situación posterior al terremoto de septiembre de 2017 que afectó enormemente el Istmo de Tehuantepec. Es una palabra muy potente y se volvió parte del ideario colectivo en la región; pero aún le faltaba algo y, puesto que estamos habitados por palabras, por las que nos dan y las que damos en estos tiempos de incertidumbre, de pandemia, de aislamiento, podríamos hacer de las palabras un refugio donde “encontrarnos”.

—¿Por qué la radio es un medio de comunicación con arraigo en el Istmo?

—En el Istmo, la radio y el perifoneo son herramientas efectivas de comunicación: la gente presta atención ya que de esta forma se entera de acontecimientos importantes: fiestas, venta de comida, anuncios de interés general, velorios, etc., y conecta a comunidades que están limitadas tecnológicamente.

—¿Cómo presentaste el proyecto a las radiodifusoras y al personal del perifoneo?

—Todo ha sido vía telefónica, incluso ahora. Casi cuatro meses después de emitido el primer Refugio de palabras, sigo sin conocer físicamente a las personas que, desinteresadamente, se sumaron al proyecto. Los primeros acercamientos fueron con radios o iniciativas de las que ya conocía algo o con quienes ya habíamos tenido algún contacto; de ahí, algunos familiares me recomendaron acercarme a otras radiodifusoras para poder llegar a más lectores, en especial a los niños. Fue así como conseguí números telefónicos, presenté el proyecto a la Dra. Socorro Bennetts, coordinadora del Programa Seguimos Leyendo, y le expliqué brevemente lo que hacemos en la región y cuál era el interés de seguir desarrollando estrategias para continuar llevando lecturas a los niños del Istmo.

—¿Es necesario que Refugio de palabras continúe?

—Debido a la contingencia sanitaria actual, casi todas las iniciativas culturales han migrado a lo digital: redes sociales, plataformas de streaming, aulas virtuales, etc., pero ¿qué pasa con la población que no tiene acceso a ellos? Por ejemplo, para un niño de una pequeña comunidad, que no tiene clases, que no puede ir al parque y que no cuenta con un dispositivo electrónico propio, Refugio de palabras le ofrece un acercamiento lúdico, libre, de fácil acceso y que no requiere de la mediación de un adulto.

—¿Cómo es el caso particular de perifoneo?

—La bocina solidaria es una iniciativa de la asociación civil Una Mano Para Oaxaca. En Ixtaltepec no hay radios (aunque llega la frecuencia de radios de otros municipios), por esta razón, las chicas de esa asociación montaron una bocina en un vehículo y recorren las calles de Ixtaltepec perifoneando y promoviendo actividades culturales, entre ellas, las cápsulas de lectura.

—¿Qué ha significado para ti Refugio?

—Ha sido una forma de explorar las posibilidades de la lectura desde otro ángulo. El mirar los textos más allá del gusto personal, o de las recomendaciones de alguien más y preguntarme, por ejemplo, si yo estuviera cocinando en mi casa y mi hija estuviera jugando en el patio ¿qué historia podría yo ofrecer que nos interese o podamos disfrutar ambas ¿Qué lectura podría propiciar un diálogo, un recuerdo, una anécdota, un juego? Ha significado también muchos desafíos y aprendizajes en áreas que no son de mi campo de experiencia profesional, sobre todo grabar y editar con los recursos limitados que están a mi alcance, este proceso se puede notar en la calidad de las cápsulas conforme avanza el tiempo. Todas las cápsulas son grabadas en mi casa y eso también tiene su impacto. A veces ladran los perros o pasa la señora que vende pan o incluso la voz de los niños jugando en el patio, al principio me desesperaba este “ruido” de fondo, pero después aprendí que es parte de la cotidianidad también. Cuando uno lee, muchas cosas suceden al mismo tiempo, así que ya tomo con más tranquilidad la situación, cuando el audio no queda totalmente “limpio” de sonidos ambientales.

—¿Y cómo es el proceso para generar una cápsula?

—Requiere de cuatro a seis horas de labor. Primero la selección del texto con varios ensayos en voz alta, con textos de interés para un público de amplio rango de edad. Hay muchísima oferta de literatura infantil y juvenil, y de libro álbum en particular en las redes sociales, pero pareciera que la otra literatura, la que va sin “dibujitos” no resulta de interés. También los textos seleccionados deben tener variedad de géneros literarios y autores. La grabación es quizá la parte que requiere más paciencia, ya que la cápsula debe ser grabada de corrido, es decir, en un mismo momento, para que el ritmo de la lectura sea el adecuado. Después la edición, para “limpiar” el archivo, es decir, quitar ruidos y ecualizar. Este es el punto donde me doy cuenta que es necesario volver a grabar cuando hay mucho “ruido”, o que el sonido se “opaca” o a lo mejor hay una palabra que no se oye clara, o no está pronunciada correctamente.

Una vez limpio el archivo de la voz en off del texto, hay que seleccionar una melodía de fondo que lo acompañe, acorde con él. Por ejemplo, si es de tradición oral puede ir con música de la etnia a la que pertenece; si es poesía, con una melodía más suave. Finalmente, agregar las cortinillas, montar la voz sobre la melodía y ajustar duración y volumen. Generar el archivo en mp3, listo para compartir.

Gracias a nuestros hermanos del Istmo por permitir que el Programa Seguimos Leyendo esté presente en sus hogares. Gracias a las radiodifusoras que se unieron a esta iniciativa:
• La Bonita 102.9 (Cd. Ixtepec)
• Orienta Radio 104.3 (Cd. Ixtepec)
• La Tehuanita 105.7 (Tehuantepec y Salina Cruz)
• Azul Fm 103.9 (Lagunas)
• San Mateo Del Mar (Frecuencia Local)
• Es Más Radio 102.7 (Juchitán)
• Hits 97.7 Fm

Dos de estas radios son de mayor alcance en la región, lo que significa que estos Refugios de palabras pueden llegar, incluso, a pueblos de la sierra istmeña, a los municipios de Ixtaltepec, Espinal, Juchitán, Tehuantepec, Salina Cruz y hasta Jalapa del Marqués, ubicado a poco más de una hora de mi lugar de residencia en Ciudad Ixtepec.

Los invitamos a escuchar Refugio de palabras, cápsulas de lectura para disfrutar en familia.

Pueden acceder desde el siguiente enlace:
http://www.seguimosleyendo.org/blog/item/1151-refugio-de-palabras

Recuerden que pueden descargar las cápsulas para escuchar en cualquier momento.

Los comentarios están cerrados.