Nuestro compromiso es por México

Close Icon
   
Contact Info     @FundacionAHHO

Entre ajustes y resistencias frente al COVID-19

Yoliztlaman Carcoba

Había incertidumbre y preocupación durante los primeros meses de la pandemia. Los pronósticos no favorecían el retorno a las actividades y el pánico y la desinformación no se hicieron esperar en las redes sociales, atiborrándonos de teorías conspirativas y referidas al “nuevo orden mundial”.

Cuando todo parecía mejorar, la gráfica de contagios ascendió y la disponibilidad de camas para pacientes con esa dichosa enfermedad, se vio agotada. Sin embargo, ¿qué aprendizaje nos está dejando este mal sabor de boca? Los conceptos más acertados respecto a todo ese asunto serían: adaptación y resiliencia. Se volvieron a plantear los mecanismos de trabajo y, sobre todo, el no rendirse en tiempos complicados, aprender y continuar el camino. En la BS Biblioteca Infantil de Oaxaca, se han llevado a cabo diversos talleres, desde análisis literarios hasta los de tipo inclusivo, como el de sistema braille y la Lengua de Señas Mexicana (LSM), todos de manera presencial.

Por más de siete años consecutivos se ha ofrecido, de manera puntual, el taller de Lengua de Señas Mexicana (LSM) que la BS ha impulsado, en un principio con la asociación civil CORA. Se trata de un taller presencial en el que el movimiento y la velocidad de la mano, la expresión facial como la boca, las cejas y los ojos, además del cuerpo, componen los elementos lingüísticos de comunicación de una idea o palabra que muy difícilmente se puede aprender con solo libros y tutoriales en línea. No quiero decir, estimado lector, que no se pueda, pero hay maneras de encontrar espacios dedicados a la enseñanza profesional de esa materia.

Luego de estos siete años de arduo trabajo ininterrumpido, como respuesta a las medidas y protocolos de seguridad, la gran BS decidió suspender todas las actividades en las sedes, de manera abrupta, sin posibilidad de continuar los talleres. La sorpresa invadió los rostros de los usuarios y solo quedaba la pregunta: ¿Cuándo volveremos a vernos?, sin saber que esas últimas señas que entrelazaban las manos de los estudiantes eran una amarga despedida.

Como se mencionó anteriormente, no podíamos quedarnos de brazos cruzados y mantener las condiciones aisladas de cualquier visita, recorrido o taller. Cada integrante del equipo debía pensar, desde su trinchera, cómo transitar a esa nueva condición social: no se dudó en acudir al ya conocido home office, así como a transmitir actividades en línea. Respecto a la enseñanza de la Lengua de Señas, fue complicado tratar esa área, pues lanzar solo videos, sin tener un seguimiento u orientación comunicativa adecuados, no iba a funcionar; entonces se desechó la idea. Sin embargo, mientras las condiciones permanezcan así, se optará por continuar las clases en línea. Estos ajustes atienden, con responsabilidad, el llamado de nuestra profesión.

Adaptándonos a la situación actual, y respondiendo a las necesidades que se presentan, la más reciente convocatoria para la continuidad del taller fue diferente: el formulario para la inscripción resaltó que las clases serían a través de la plataforma Zoom; el cupo se llenó al instante, no esperábamos una respuesta tan favorable, con más de 150 aspirantes al curso, lamentablemente, aunque quisiéramos que todos formaran parte de esa gran experiencia, las condiciones no lo permiten. Por eso les invito a no dejar de explorar y a no perder las esperanzas por aprender algo nuevo. ¿Podremos ajustarnos a esas características de la nueva normalidad? Yo digo que sí.

http://www.conapred.org.mx/documentos_cedoc/DiccioSenas_ManosVoz_ACCSS.pdf

Los comentarios están cerrados.