Nuestro compromiso es por México

Close Icon
   
Contact Info     @FundacionAHHO

INICIA LA 2a ETAPA DE RESTAURACIÓN DE CASAS TRADICIONALES EN SANTO DOMINGO TEHUANTEPEC

A dos años del sismo, la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca renovó su alianza de trabajar de manera conjunta con el municipio de Santo Domingo Tehuantepec y los propietarios de veinte casas históricas.

Ana Rodríguez García

El patrimonio cultural guarda una estrecha relación con el desarrollo. Sostenerlo garantiza la permanencia de una riqueza proveniente del pasado y posible de transmitir al futuro. Contiene el caudal histórico, de identidad, conocimientos y aptitudes que caracterizan a una cultura.

Hace poco más de dos años, en el mes de septiembre, un terremoto ocurrido en el Istmo de Tehuantepec –acompañado de más de 23 000 réplicas– demostró la fragilidad del patrimonio, y que éste podría ser irrecuperable una vez perdido. Aunque esta fatalidad se atribuye a un desastre natural, existen otros factores más, como el daño intencionado por apatía o falta de conocimiento, el abandono o ausencia de mantenimiento que también conducen al empobrecimiento cultural de nuestros pueblos.

En esta segunda etapa de restauración continuamos con la preservación y renovación de los valores de la casa zapoteca, y aún más importante, las casas permanecen en funcionamiento

A dos años del sismo, la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca renovó su alianza de trabajar de manera conjunta con el municipio de Santo Domingo Tehuantepec y los propietarios de veinte casas históricas. En esta labor resulta necesario mencionar que durante la primera etapa se logró la recuperación de 25 casas, y se generaron poco más de 150 empleos entre obreros y arquitectos de localidades cercanas y del mismo municipio. Esta situación, además de beneficiar económicamente a dichas familias permitió la transferencia de conocimientos, la recuperación de oficios en desuso y la activación de procesos de restauración en la comunidad, necesarios para la conservación del patrimonio.

En esta segunda etapa de restauración continuamos con la preservación y renovación de los valores de la casa zapoteca, y aún más importante, las casas permanecen en funcionamiento. Esta segunda etapa es un paso alentador para el patrimonio tradicional, pues en ese andar se han dispersado las opiniones mal enfocadas en torno a la arquitectura vernácula o el querer anularla sustituyéndola por modelos vacuos.

En este espacio reconocemos a una cultura con el aprecio y capacidad de regenerarse afectuosamente desde la memoria e identidad para constituir y reforzar sus valores culturales.

Los comentarios están cerrados.