Nuestro compromiso es por México

Close Icon
   
Contact Info     @FundacionAHHO

DIABLOS ROJOS DEL MÉXICO

Jesús Fabela vive su sexto año con los Diablos Rojos del México, y su séptima temporada de actividad ha sido la mejor en su carrera.

Agustín Castillo

Jesús Fabela vive su sexto año con los Diablos Rojos del México, y su séptima temporada de actividad ha sido la mejor en su carrera. Desde el primer mes de campaña se ubicó en los primeros lugares de bateo y el número uno entre los mexicanos, superando el .400 de porcentaje (4 hits por cada diez turnos), además de una defensiva espectacular en los jardines.

“Chuyito” ya es el jugador especial que se pronosticó en 2014 cuando debutó y colaboró en el campeonato más reciente de la Pandilla Escarlata, pero ¿qué ocurrió para que finalmente alcanzara el punto de consagración En medio de una enorme frustración por un invierno de poca actividad, los primeros días de 2019 sufrió la pérdida de su padre en un accidente, quien a pesar de la distancia siempre estuvo pendiente de su desarrollo, y continuamente le insistía en mantenerse enfocado en su objetivo. Como si el consejo lo estuviera escuchando en el momento de recibir la invitación a la pretemporada de Diablos, Jesús Fabela no dudó en aceptar, no obstante que se trataría de una preparación más prolongada que el resto de sus compañeros, dos meses para ser exactos.

Esos primeros días de entrenamiento le permitieron observar el entusiasmo y dedicación con la que practican los alumnos de la Academia Alfredo Harp Helú, misma hambre e intensidad que experimentó en sus inicios, precisamente en San Bartolo Coyotepec, donde cariñosamente junto a Carlos Figueroa se les conocía como “los enanos”.

Y es que sin una estatura y constitución física tan sobresaliente como el resto, siempre ha sabido que su éxito depende del tiempo que le invierta a su preparación. Como en aquellas primeras horas cuando era alumno, “Chuyito” se contagió de sus nuevos compañeros, y recargó las baterías para afrontar las nuevas batallas.

En plena recta final de la campaña, el jardinero derecho y segundo bat del México tiene en mente cerrar fuerte para llegar a la postemporada en su mejor momento. Le emociona pensar en un campeonato de bateo o cualquier otro galardón, pero considera que ganar un campeonato es la única manera de corresponder a la confianza que el club le ha dispensado a él y al resto de jugadores que vienen desde abajo, los Diablos que nacieron siendo rojos.

Los comentarios están cerrados.