Nuestro compromiso es por México

Close Icon
   
Contact Info     @FundacionAHHO

EN UNA CIUDAD COMO OAXACA PROYECTO FORMACIÓN SOLIDARIA LA SALLE-MUFI

Alejandro Jiménez

Oaxaca es una ciudad en constante transformación, existen infinidad de iniciativas culturales, también es lugar de poderosas manifestaciones de la tradición popular ancestral, del arte comercial globalizado, y manifestaciones artísticas de supuesta modernidad. Se convive en la contradicción de fenómenos económicos y humanos.

En medio de esta pulsante ciudad, surge el Museo de Filatelia de Oaxaca, en cuyas bóvedas se resguarda la riqueza de sus colecciones, los timbres que nos hablan de la historia de la humanidad, registros del quehacer humano para la comunicación. Esta información se encuentra en su acervo histórico como fuente infinita de historias y eventos.

El museo es una nave. Ofrece las múltiples posibilidades de sus espacios, su arquitectura, sus cálidos ambientes que brindan de manera natural la atmósfera ideal para el ejercicio teatral. En este caso, el teatro de títeres, se utiliza como herramienta para la expansión del conocimiento, convivencia social, comunicación y alternativa cultural.

Dentro del proyecto Formación Solidaria La Salle-MUFI nos hemos propuesto la escenificación de relatos relacionados con los timbres y también con las historias de la comunicación. Propusimos la historia de “Owney, un perro con suerte”, la primera mascota del Servicio Ferroviario Postal de Estados Unidos, en el inicio de los sistemas postales. También hablamos del “Penny Black”, el primer timbre del mundo, propuesto por Rowland Hill, y la curiosa circunstancia que dio origen al timbre en Gran Bretaña, o también una adaptación de El león que no sabía escribir, de Martín Baltscheit, y concluimos con una historia mesoamericana: “Yuma: El joven painani”, texto escrito por Jesús Gallardo. En el territorio prehispánico existían los painanis, mensajeros del dios Painal, que en la lengua náhuatl significa el que corre con rapidez. Ellos se encargaban de traer noticias, mensajes militares, incluso pescado fresco.

Procuramos siempre que en los talleres con niños o jóvenes la reflexión sobre el trabajo manual, y su vínculo con el otro, sea por medio de la construcción de un objeto escénico o un objeto en general. Con niños y con jóvenes analizamos la belleza subjetiva que puede resultar de hacerlo de una u otra forma, las circunstancias y los materiales que tenemos disponibles.

En la actualidad estamos proyectados hacia la tecnología y digitalización de casi todas las tareas cotidianas. Se nos impone esta creencia por razones económicas u otras circunstancias, aun para quien no parece tener acceso a esta posibilidad. Lo cree, lo da por hecho.

En algunos casos, no raros, a jóvenes que por su experiencia, características sociales o proyectos personales no han hecho objetos, con este proyecto los invitamos a realizar esta reflexión y a sustraer tiempo a la tecnología. Integramos el proyecto como un método de trabajo cooperativo, lúdico, como un espacio de encuentro y comunicación, como elemento para despertar el interés y la conciencia, en primer lugar, en nosotros mismos.

Partimos del diseño libre del personaje por cada participante, posteriormente, pasamos a la realización tridimensional, confeccionamos vestuarios y damos color a nuestro trabajo. De esta manera, ligamos el arte a nuestra vida cotidiana. Juntos buscamos voces, movimientos de acuerdo a nuestra naturalidad y espontaneidad.

El proyecto de formación solidaria nos permitió no solo conocer una pequeña parte de los acervos, también nos abrió otra posibilidad: voltear la
mirada a nuestro entorno y a nuestro quehacer, dirigir nuestro trabajo a iniciativas para el bienestar social y a la difusión del conocimiento.

Los comentarios están cerrados.