Nuestro compromiso es por México

Close Icon
   
Contact Info     @FundacionAHHO

HÉROES DE LA TRADICIÓN: CRISTINO LAVARIEGA Y AÍDA AQUINO

Lorena De la Piedra Ordaz

Cristino Lavariega, originario de Huatulco, llegó a la ciudad de Oaxaca y en 1969 empezó a trabajar el oficio del cincelado y repujado de la hojalata. En esta ciudad conoció a su esposa, Aída Aquino, administradora, representan- te de ventas y la principal impulsora de la marca “Corazón Mágico”.

Las manos de don Cristino convierten las láminas planas de hojalata en figuras tridimensionales. La técnica requiere de varios pasos: rayar la figura que se quiere por encima de la lámina, cortarla, engraparla, colocar un cincel encima y golpear con martillo. Este proceso se hace sobre bases de plomo encima de un tronco de madera que queda a la altura que el artesano requiera. Con esta técnica se elaboran objetos de uso doméstico como cubetas, lámparas, faroles, espejos, bandejas, floreros, portarretratos, etc. Las láminas se consiguen en la Ciudad de México y se decoran con pintura automotriz. La herramienta que utilizan está hecha por los her- manos Ricárdez, famosos herreros oaxaqueños.

Don Cristino ha enseñado la técnica a sus tres hijos y a jóvenes dispuestos a aprender un oficio que identifica las tradiciones de la ciudad de Oaxaca: “Siempre he tratado de ver hacia arriba, y por eso siempre tengo trabajo. Aquí han venido varias personas a trabajar y aprender el oficio. Así pueden solventar sus estudios. Ahora está un joven con discapacidad trabajando conmigo. En nuestro taller hacemos lo que le guste al cliente, aunque no sea de todo mi agrado”.

Doña Aída ha sido quien se ha preocupado por encontrar nuevos mercados y espacios de venta, diseñar distintos objetos y experimentar con materiales para la decoración. En Oaxaca son muchos los talleres de artesanos que trabajan la hojalata. Por ello hay que estar en constante innovación, en la búsqueda de nuevos espacios y compra de material de buena calidad.

El camino ha sido difícil para la familia Lavariega Aquino, pero esto no les ha impedido seguir adelante, compartiendo sus conocimientos con nuevas generaciones, representando a Oaxaca y apasionándose por crear arte popular. Para Andares es indispensable apoyar al taller Corazón Mágico con la compra de sus productos, que son los consentidos de nuestros clientes.

¿Sabías que se cree que trabajar la hojalata derivó del oficio de la orfebrería, por ello se le llamó la “plata de los pobres”? Su brillo puede durar hasta seis años.

Los comentarios están cerrados.