Nuestro compromiso es por México

Close Icon
   
Contact Info     @FundacionAHHO

MEMORIA HISTÓRICA DE LOS TRABAJADORES FERROCARRILEROS

María Oropeza Orea

La lucha armada revolucionaria obtuvo, entre los logros más importantes, la consolidación de derechos para los trabajadores obreros, dentro de los cuales se encontraban los ferrocarrileros, quienes históricamente fueron de los más combativos en la defensa de sus derechos, razón por la cual logra- ron muchos beneficios. En la vida sindical, su número de afiliados les hizo tener presencia política, y al mismo tiempo gran capacidad de convocatoria hacia otros sindicatos que se unieron a sus protestas posteriormente.

La Unión de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana, hoy Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana (STFRM), fue fundada en 1933, afiliándose a la Confederación de Trabajadores de México, inscrita al PRI. Unas décadas después, tal filiación provocaría el movimiento ferrocarrilero, a raíz de la molestia de la masa trabajadora, pues los dirigentes sindicales estaban designados desde el partido oficial y alineados con el gobierno en curso, lo que provocó que la dirigencia defendiera intereses políticos y económicos de las empresas ferrocarrileras y del régimen, dejando de lado la defensa de los derechos laborales, conseguidos con la nacionalización de los ferrocarriles mexicanos.

Como antecedente del movimiento ferrocarrilero de 1958, la dirigencia sindical estaba envuelta en conflictos por corrupción y faltas al contrato colectivo de trabajo, lo que incitaba a la organización entre los ferrocarrileros para lograr aumento salarial y también la elección democrática de sus representantes.

Los principales líderes con ideas izquierdistas, como Valentín Campa y Demetrio Vallejo, militaban en el partido comunista. Este último fue líder en la Sección Sureste, donde armaron el Plan del Sureste para rechazar una propuesta de aumento a nivel nacional y exigir uno mayor, desconociendo a los representantes locales por no consultar a la asamblea y emplazando a huelga de no reconocer a los nuevos representantes y dar respuesta a sus peticiones. Sumadas al Plan Sureste otras secciones del sindicato ferrocarrilero, revocan a los comités ejecutivos y crean una nueva Comisión para la negociación prosalarios, logrando mejores propuestas, desconocen a los líderes estatales y el oaxaqueño Demetrio Vallejo logra el respaldo para ser el nuevo represen- tante nacional.

Este movimiento ferrocarrilero alcanza escalas mayores obteniendo el apoyo de otros sindicatos como el de electricistas, el magisterio y los petroleros, quienes también tenían peticiones del mismo tipo.

Los trabajadores de ferrocarriles han sido protagonistas de varios movimientos sindicales, logrando con- solidarse como un gremio estable y poderoso, en el cual se encuentran obreros y especializados. Lograron con sus luchas una estabilidad económica superior a la de otros traba- jadores, además de un status social reconocido en muchos aspectos. Para Oaxaca, el ferrocarril representó un gran salto tecnológico, la vía de comunicación y transporte más rápida y segura durante muchas décadas.

La historia de los trabajadores ferrocarrileros en nuestro estado persiste a través de los testimonios de los ferrocarrileros jubilados y sus familiares, pero también permanece en los expedientes personales de cada uno de ellos. Estos expedientes albergan muchos aspectos de la vida del trabajador, información confidencial como los datos personales, pero también contienen información susceptible de investigación, como los informes laborales, datos sobre su puesto o puestos de trabajo, su responsabilidad e incumplimiento, las llamadas de atención, sanciones, hojas de servicio, jubilación o pensión. Estos expedientes, que ha conservado el sindicato durante estos años posteriores a la privatización y desuso de lo que fue el Ferrocarril Mexicano del Sur, son de gran valor y motivo de análisis y conservación para conocer al gigante de acero desde la vivencia del ferrocarrilero.

Este acervo también da cuenta de los procedimientos de la administración sindical, los cuales no serán re- visados a profundidad hasta que sean organizados y abordados adecuada- mente para su preservación, pero nos hablan de una gran actividad interna, tanto de gestión como de respaldo a los trabajadores. En la actualidad, el sindicato sigue teniendo representación de sus agremiados jubilados, además de una participación activa en el nivel nacional.

La vida del ferrocarril y de quienes la hicieron posible no podría com- prenderse sin el trabajador, de ahí la importancia de rescatar y dar a conocer esta parte de la historia que aporta no sólo a los ferrocarrileros, sino a todos los oaxaqueños.

Los comentarios están cerrados.