Nuestro compromiso es por México

Close Icon
   
Contact Info     @FundacionAHHO

EL CORNO EMPLUMADO

Ilustración de Leonora Carrington en El corno emplumado, ejemplar disponible para consulta en la Biblioteca Andrés Henestrosa

Matt Gleeson

El corno emplumado es una revista que se publicó en la Ciudad de México entre 1962 y 1969, editada principalmente por el poeta mexicano Sergio Mondragón y la poeta estadounidense Margaret Randall. Han pasado casi cincuenta años desde su fin; sin embargo, la revista sigue siendo una referencia vital y una fuente de inspiración cuyas páginas vale la pena explorar. De una manera asombrosa y tal vez nunca igualada, El corno unió los entornos literarios de una gran parte de Latinoamérica y más allá durante una época de experimentación poética y ebullición política. Fue fundada como una revista bilingüe que mezclaba textos en inglés y español, junto con traducciones entre los dos idiomas, en busca de un acercamiento entre los y las poetas de Estados Unidos y México. De inmediato se expandió hasta abarcar los mundos literarios de Nicaragua, Brasil, Cuba después de la revolución (en tiempos de escaso acercamiento gracias al bloqueo cultural fomentado por Estados Unidos), Argentina, Uruguay, Chile, Guatemala, Finlandia, Canadá…. la lista sigue. Es sorprendente contemplar los nombres que aparecen en sus páginas. Al contemplar una revista que en sus dos primeros números publica a los jóvenes Homero Aridjis y Ernesto Cardenal (al comienzo de sus carreras) al lado de los norteamericanos Robert Creeley y Allen Ginsberg (en traducción al español), junto con un cuento de Rosario Castellanos, una traducción al inglés de César Vallejo y un poema del exiliado español León Felipe, ¿cómo no maravillarse de su alcance, calidad y visión internacional? Desafortunadamente, el fin de la revista se sembró en 1968, cuando tomó una postura contundente en apoyo al movimiento estudiantil y en contra de la respuesta trágicamente sangrienta del gobierno mexicano. Tras el recorte de recursos y el hostigamiento abierto por parte del gobierno, primero Mondragón y luego Randall cesaron sus actividades editoriales y se fueron de México.

Entre otros tesoros en sus acervos, la Biblioteca Andrés Henestrosa tiene casi todos los números de El corno emplumado, con la falta de solo uno. Aunque la revista se puede leer hoy en forma digitalizada en línea, estamos aprovechando la presencia de los originales para explorar su trayectoria en un taller de tres semanas titulado “El corno emplumado y la vanguardia poética de los años 60”. Haremos un viaje cronológico a través de sus páginas, escogiendo lecturas que iluminan la literatura de la década fecunda de los años sesenta. Nos enfocaremos en textos en español, que no obstante abarcan corrientes desde los beats de Estados Unidos hasta la poesía concreta de Brasil, desde William Carlos Williams hasta Nicolás Guillén y Efraín Huerta, desde el surrealismo hasta los poetas guerrerillos de Centroamérica.

El corno emplumado, (Joyas de la Biblioteca Henestrosa).

Indagaremos en la historia de la revista, pero como cualquier otra de fama histórica, es más celebrada que leída, así que nuestro enfoque principal será el de leer los textos mismos y dejar que nos hablen. Uno de los aspectos más fascinantes de El corno es la red de comunidad que se muestra tan palpablemente en sus páginas. Desde el contexto de hoy, cuando pensamos estar fácilmente conectados por el internet y las redes sociales, ahí podemos trazar una comunidad literaria quizás más estrecha que las que vemos actualmente.

Los textos en El corno emplumado, torlas cartas que dan noticias de varias partes del mundo, los encuentros de poetas que su comunidad organiza, todo da una muestra vital de los vínculos y las simpatías a través de las fronteras arbitrarias de los estadosnación: un acercamiento que ya es parte irrevocable de nuestra historia.

Los comentarios están cerrados.