Nuestro compromiso es por México

Close Icon
   
Contact Info     @FundacionAHHO

DEL MUFI AL SMITHSONIAN NATIONAL POSTAL MUSEUM

Dulcina Abreu

Fui enviada por el curador del Smithsonian National Postal Museum, Daniel Piazza, quien meses antes estuvo como invitado en la conferencia anual de la Mexico Elmhurst Philatelic Society International (MEPSI Oaxaca 2018). Llegué a la ciudad de Oaxaca el 27 de octubre del mismo año. Mi visita coincidía con las festividades de la ciudad.

En Oaxaca el tiempo parece detenerse, abriendo un espacio en donde la celebración de la vida y la muerte coexisten de forma simultánea sin ninguna aparente contradicción. Piazza había quedado impresionado con el Museo de la Filatelia de Oaxaca, junto con los proyectos impulsados por la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca. Así me lo hizo saber. Gracias a la previa coordinación con el director del Museo de Filatelia, Eduardo Barajas, y el Arq. Edu Nieto, mi estancia se prolongó hasta el 4 de noviembre del mismo año.

La oportunidad fue propicia para entablar conversación con artistas locales de gran talento, gracias al apoyo de la coordinadora de Educación, Luz Santiago, y el coordinador de Comunicación, Farid Rodríguez, ambos parte del equipo del MUFI.

Tuve la fortuna de visitar los estudios de este grupo de artistas y conocer de primera mano sus metodologías de trabajo y el contexto de sus creaciones artísticas. En ocasiones, los encuentros ocurrieron en los más improvisados puestos de tacos. En todo momento, la atmósfera envolvente del lugar, cual nube ritual de un incensario con copal, me envolvía en su encanto.

El objetivo principal de mi estancia era recopilar información e identificar piezas que pudieran ilustrar posturas diversas sobre la evidencia histórica o mitológica de los juegos de pelota prehispánicos con las prácticas deportivas actuales. Dado que la Biblioteca Juan de Córdova apoya y trabaja directamente con comunidades indígenas para el fomento del estudio de lenguas madres y su preservación, el apoyo en la investigación por parte de Gabriela Díaz fue fundamental para extender nuestro conocimiento acerca de la organización regional de campeonatos de pelota mixteca y el desarrollo del juego hasta nuestra generación. Esta investigación pretende revisitar narrativas sobre el beisbol, haciendo un viaje en el tiempo hasta los períodos Preclásico y Clásico de las culturas mesoamericanas, utilizando las herramientas de interpretación de las propias culturas en las que aparecen insertadas, evitando así la hegemónica visión anglosajona.

Un antecedente indiscutible sobre el tópico es la exposición Grand Slam del Arte: Beisbol Filatélico que se exhibe actualmente en el MUFI; es considerada una colección emblemática y arquetípica, pues hasta el momento no se había producido una muestra similar en términos de sus alcances.

Las piezas de la colección Grand Slam del Arte hablan de la relación personal de cada artista con el beisbol. Su perspectiva multigeneracional resignifica los artefactos deportivos elevándose hasta un imaginario ilimitado. Con frecuencia, los relatos de los artistas gravitaban en torno a la utilidad original de los objetos y a su relación con el tiempo. En cierta medida estas cuestiones significaban una suerte de continuidad a las celebraciones del Día de Muertos: la musicalidad de las comparsas, la vistosidad de sus ajuares y la gran energía comunitaria que experimenté al confundirme en medio de las multitudes cuando caminaba de regreso al hotel.

La exhibición Grand Slam del Arte reunió a grandes artistas como el maestro surrealista Pedro Friedeberg, quien me impresionó desde el primer instante con Razones para meter muchas carreras, las instalaciones de la artista multidisciplinaria Mariana Grapain, una de ellas en especial,Indumentaria en juego, donde la artista presenta el icónico bordado de una pelota de beisbol en un huipil, legendaria indumentaria de herencia istmeña. Al igual quiero destacar la pieza del colectivo oaxaqueño Lapiztola, que inserta el bat dentro de un diorama enmarcado en un timbre postal, con sus distintivas aves migratorias, y colaboraciones especiales como la pieza Peticiones del juego de Baltazar Castellano Melo.

Algunas otras piezas también llamaron poderosamente mi atención. Recuerdo la obra de Sabino Guisu reimaginando los bates como si fuesen una herramienta militar. Y es que en el planteamiento de Guisu coinciden usos actuales de los bates, cuando en ciertos contextos son utilizados como herramienta de defensa personal, haciendo un híbrido en un mismo objeto el bate y el garrote.

Durante mi visita a Monte Albán, nuestra guía nos comentaba, siguiendo una teoría no exenta de elementos míticos, que el juego de pelota prehispánico jugado allí 1 200 años atrás tenía connotaciones de un due- lo político-religioso, en donde la decisión del futuro liderazgo del pueblo se definía a partir del desempeño en el campo de batalla ocupado por dos equipos, cada uno con tres jugadores. Esta acción performática –que mostraba las destrezas deportivas de los atletas– servía para elegir a las élites directivas, pero el mejor jugador del equipo ganador ofrendaba su vida en un sacrificio sagrado. Estas connotaciones político-religiosas del juego recuerdan los planteamientos de Roland Barthes en su libro Mitologías, en donde compara los deportes contemporáneos con la violencia y los rituales de los escenarios bélicos.

Mi labor como asistente curatorial para un proyecto como Baseball: America’s Home Run fue una reivindicación de raza y de género. La supremacía masculina entre historiadores del juego ha sido la norma durante siglos, pero esta realidad ha empezado a cambiar. Otro logro de este proyecto ha sido tener la oportunidad de conocer a dos profesionales en el campo que han estado en colaboración mano a mano, identificando materiales visuales, textuales y artefactos de altísima relevancia histórica, política y cultural. Me refiero a Daniela Antunez, directora del Archivo de Diablos Rojos del México, y Sara Coffin, curadora en jefe de la colección de los Red Sox de Boston. Todo este trabajo de visita-enlace es con el fin de hacer posible la exhibición Baseball: America’s Home Run que tendrá lugar en el Smithsonian National Postal Museum en Washington D.C. Abrirá en primavera de 2020.

 

Los comentarios están cerrados.