Nuestro compromiso es por México

Close Icon
   
Contact Info     @FundacionAHHO

EL VIAJE POR EL MUNDO DE LOS ADOLESCENTES

sl

Laura Vázquez G.

Concluimos el segundo Diplomado en Cultura Escrita y Adolescencia valorando al adolescente, quien, como el Cid Campeador Rodrigo Díaz de Vivar, tan sólo a los 13 años de edad recibe nuestro espaldarazo. Nuestros mediadores llevan consigo los libros de Michel Petit y Bordieu como un arte que devela la fuerza de la lectura en tiempos de crisis, el significado social de Joëlle Bahloul, el enfoque filosófico de Lipovetsky y la gramática de Ferdinand de Saussure como lecturas básicas para poder pasear de la mano con Ana Garralón en su Historia de la Literatura Juvenil, y llegar a las prácticas de promoción lectora de Märk-Burman Anke. Esperamos que estas hazañas hagan brillar en nuestros promotores muchas más batallas de las que hemos librado al adentrar- nos en el adolescente como nuestro semejante, como una persona cuyas necesidades básicas y motivaciones pueden ser la pieza clave que detone su talento para enriquecer nuestra sociedad, ya que en sus manos tenemos nuestro futuro más cercano.

Estoy segura de que en la medida en la que volvamos la mirada a nuestros adolescentes como héroes capaces de librar grandes batallas, como en la edad media, alcanzaremos mejores resultados en nuestro trabajo de mediadores. En estas andanzas a lo largo de los nueve meses que duró el diplomado, reflexionamos sobre nuestros objetivos en torno a la lectura como intérpretes de un mensa- je; buscamos herramientas que motiven a los adolescentes a escuchar al otro, a expresarse asertivamente. También nos dimos cuenta de que las ciencias, como las matemáticas o el teatro, pueden ayudarnos, al igual que la psicología y el humanismo, en nuestro trayecto para tender puentes que nos vinculen con los adolescentes desde la lectura. No es casual que los jóvenes estén ávidos por leer las nuevas versiones de los cantares de gesta que hoy encuentran su equivalente en Los juegos del hambre, Harry Potter o Divergentes. Nosotros como adultos también estamos necesitados de una resignificación en nuestras herramientas de trabajo como seres sociales. Muestra de ello es la novela El gigante enterrado de Kazuo Ishiguro, quien, sin pretender escribir una novela dirigida a los jóvenes, nos conecta directamente la temática de historias de hazaña medieval con los temas contemporáneos que llaman la atención de nuestros jóvenes, y nos recuerda cómo en la memoria y el conocimiento, a la luz de la interdisciplinariedad, podemos comprender mejor nuestro mundo, nuestra labor como lectores, intérpretes y seres sociales. La lectura con adolescentes es sin duda una segunda oportunidad para entendernos nosotros mismos como lectores y contagiar a los jóvenes de la magia de la literatura.

La Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca, en el programa Seguimos Leyendo, reconoce la labor de promoción lectora al ofrecer becas para este diplomado. Juntos, con un libro en la mano, seguiremos compartiendo aventuras con lectores, escritores, catedráticos, promotores y adolescentes para recitar nuestros propios cantares de gesta. Felicito a los egresados del segundo Diplomado y les regalo este fragmento del Cantar de mio Cid, estando segura de que podrán brillar más de veinte batallas con esta espada que han recibido:

“Coge la espada el rey, y con la espada en la mano pregunta otra vez al Cid: –Rodrigo, ¿juráis por la cruz ser buen caballero?
–Sí, juro –responde el Cid. –Rodrigo, ¿juráis, defender la justicia y el derecho?
–Sí, juro.
–Rodrigo, ¿juráis ser fiel a Dios, fiel al rey hasta la muerte?
–Sí, juro.
El rey le toca el hombro con la espada y se la cuelga al cinto diciendo a la leyenda:

–Recibe esta espada. Ha brillado en diez combates fiel en mi mano. Que brille en veinte en la tuya”.*
*Mio Cid Campeador. México, Editorial Universitaria, p.165.

Los comentarios están cerrados.