Nuestro compromiso es por México

Close Icon
   
Contact Info     @FundacionAHHO

SALÓN DE LA FAMA DEL BEISBOL MEXICANO

Captura de pantalla 2018-07-02 a las 12.27.51

Daniel López Salgado

El Recinto de la Fama del Beisbol Mexicano es el lugar donde se rinde homenaje a todos aquellos que han hecho del beisbol el rey de los deportes en México. Esto incluye a jugadores, mánagers, ampáyers, directivos y cronistas de este deporte. A la fecha se han inmortalizado a 200 personajes.

Fue en 1939 cuando Alejandro Aguilar Reyes “Fray Nano” concibió la idea de que México tuviera su propio Salón de la Fama, como el que se inauguró el 12 de junio del mismo año en Cooperstown, Nueva York, Estados Unidos.

El reconocido periodista capitalino llevó a cabo un concurso mediante cupones aparecidos en el diario La Afición –el cual había fundado en 1930–, eligiendo a los primeros cinco inmortales del beisbol mexicano.

Fue hasta 1964 que se eligieron seis inmortales más, ahora por medio de la Asociación de Cronistas de la ciudad de México. De 1964 a la fecha se han honrado a 200 grandes del beisbol mexicano.

En 1971, mediante un comité encabezado por el Lic. Antonio Ramírez Muro, presidente de la Liga Mexicana de Beisbol y de la Asociación de Ligas Profesionales de Beisbol, se otorgó la sede vitalicia a la ciudad de Monterrey, gracias al apoyo de la Cervecería Cuauhtémoc, que se comprometió a albergar el Salón de la Fama y patrocinar su funcionamiento.

El 13 de junio de 2013 el Salón de la Fama cerró sus puertas. Fue don Alfredo Harp Helú quien con entusiasmo tomó la estafeta y decidió patrocinar la construcción de un nuevo espacio al costado del canal Santa Lucía, cedido por el Parque Fundidora.

Está construido principalmente en ladrillo rojo, tanto en muros como en la techumbre, hecha con bóvedas. Este ladrillo es un homenaje a los edificios históricos de la antigua fundidora de Monterrey. La variedad de formas de sus bóvedas rinden homenaje al perfil del Cerro de las Mitras.

El edificio constará de varias opciones para los visitantes, como el Recinto de los Inmortales, sitio donde están colocadas las 200 placas de los consagrados del rey de los deportes, así como un amplio espacio de exhibición permanente que dispondrá de una línea de tiempo del beisbol mexicano, y espacios para la exhibición de otros temas afines a este deporte.

El Recinto de la Fama del Beisbol Mexicano contará también con una biblioteca con zona infantil y un acervo especializado donado por don Juan Vené, además de un auditorio para 150 personas, un mini diamante de beisbol con gradas, jaulas de bateo, zona de juegos interactivos, tienda de recuerdos, restaurante y una explanada para la celebración de las “entronizaciones” del Recinto de la Fama.

La impresionante vista del edificio desde el Canal Santa Lucía lo hará ver como una obra monumental, que hace honor a este deporte, parte importante de la historia de México.

Los comentarios están cerrados.