Nuestro compromiso es por México

Close Icon
   
Contact Info     @FundacionAHHO

LA LITERATURA DIGITAL, UNA ENTREVISTA CON LUCAS RAMADA

Captura de pantalla 2018-07-02 a las 17.42.46

Vidal Pineda

“Si esto no va de libros, entonces de qué va”, se le cuestiona a Lucas Ramada Prieto, doctor en Didáctica de la Lengua y la Literatura por la Universidad Autónoma de Barcelona, y especialista en literatura digital, tema sobre el que abundó durante un taller que ofreció en marzo pasado a lectores voluntarios del programa Seguimos Leyendo, y a enlaces de las diversas bibliotecas de la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca.

“La gente, cuando piensa en literatura digital, tiende a pensar directamente en lecturas de PDF, en pantallas, y una vez que analizas profundamente de qué va todo esto e intentas caracterizar ese tipo de obras, te das cuenta de que una de las cuestiones funda- mentales es la necesidad del dispositivo informático como elemento que capitaliza no solamente la creación sino también el proceso receptivo; la recepción del texto y un dispositivo informático no tienen nada que ver con un libro, por lo tanto esto no va de libros”, comentó Ramada.

En un solo día de taller, el especia- lista en las formas digitales de ficción para niños, niñas y jóvenes hizo un recorrido en torno a las ideas y las obras fundamentales que ayudan a comprender con mayor precisión esta nueva forma de expresión literaria, y que además le dieron cuerpo a la tesis que hoy lo posiciona como una de las primeras personas en estudiar esta nueva forma de lectura y literatura.

“No hay nadie hablando de esto, pero en cuanto hablas, todo el mundo se vuelve muy loco. La gente sale con ganas de experimentar. Los que evitan hablar más del tema son las instituciones políticas y educativas, a las que ahora mismo no les interesa, no sé por qué. También es cierto que nunca les ha interesado la literatura, quizá porque no les interesan los lectores críticos. Al menos en España, con la educación literaria hay un problema: depende mucho más de la voluntad de cada mediador o mediadora que del tejido institucional político y económico. El tema gusta a la gente que le tiene que gustar, le gusta a las niñas y a los niños, le gusta a los jóvenes y le gusta a las mediadoras y a los mediadores, entonces sólo falta que se apueste por ello”, afirmó el doctor en didáctica.

Y a la pregunta ¿Cuáles son las desventajas de la literatura digital?, respondió: “Hablar de ventajas o desventajas es exactamente igual en lo digital que en lo analógico, la clave es entender esto como un ecosistema, no lo digital, sino la cultura. La cultura es un ecosistema que tiene diferentes plantas y diferentes animales y uno de ellos es lo digital; simplemente se trata de entender cómo estos elementos se introducen en el ecosistema cultural de los sujetos de un estado, de un país, de una comunidad o de una casa, para que todos participen en el desarrollo de este ecosistema. A lo mejor en un sitio no tiene sentido tener literatura digital, no pasa nada, pero en otro tal vez sí porque está rodeado de cultura digital; hagamos un hueco a este tipo de experiencias para que cada vez sean más ricas, pero sin quitarle espacio ni al juego libre en la calle, ni al deporte, ni a la literatura, ni al teatro, ni a los cuenta cuentos, ni a visitar exposiciones de arte, ni a ver esculturas, ni al cine, ni a la música, al final es una cosa más dentro de esa cosa tan maravillosa que es la cultura humana, la cultura artística”.

En cuanto al tema de quiénes hacen literatura digital en estos momentos comentó que: “Es curioso porque realmente los que peor están haciendo literatura digital son los que vienen del mundo literario, básicamente porque vienen del mundo editorial impreso y no entienden lo que es este
nuevo mundo. Entonces, salvo ejemplos puntuales como David Wiesner, autor de una obra nativamente digital que se llama Spot, y que es brutal, la mayoría de las experiencias de verdadero éxito expresivo, o sea que realmente funcionan bien como obras de arte, vienen del videojuego independiente, en donde no son conscientes de estar haciendo algo literario, pero tienen algo que contar y utilizan los mismos elementos que la literatura o que el álbum para contar algo que es muy literario; entonces, gente como Patrick Smith, autor de Vectorpark, gente como los de Simogo con obras como Device six, o The sailor ́s dreams, son laboratorios de videojuegos que querían contar algo y en muchas ocasiones han hecho algo que se podría llamar, sin ningún tipo de problema, literatura digital infantil”.

En cuanto a recomendaciones para que la gente lea literatura digital o en cualquier formato concluyó que lo primero es disfrutar. “Hay gente que cree que porque es capaz de leer novecientas páginas seguidas ya es un buen lector, y eso es muy relativo; se trata de leer cosas nuevas, cosas diferentes y ser capaces de disfrutarlo, disfrutar la poesía, disfrutar novelas sesudas y también disfrutar de obras que no lo son tanto, disfrutar leyendo con alguien, disfrutar leyendo y después hablando con alguien de lo que hemos leído, contagiando a la gente del placer por la lectura; todo eso al final te lleva a no tener barreras de ningún tipo, te conviertes en un lector omnipotente, incluso te libera de la palabra literatura y puedes estar jugando videojuegos como si fueses un lector literario. El tema es disfrutar, disfrutar y disfrutar”.

Los comentarios están cerrados.