Nuestro compromiso es por México

Close Icon
   
Contact Info     @FundacionAHHO

2ª CARAVANA LITERARIA A LA COSTA 2017

Captura de pantalla 2018-01-05 a las 11.48.49

Alejandra Camacho Hernández

Yo soy el amor, ¡yo soy el más gigante!

Juan Gedovius

El clima lluvioso nos concedió una tregua, permitiendo que 22 lectores voluntarios del programa Seguimos Leyendo de la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca, con apoyo del municipio de Santiago Pinotepa Nacional, viajáramos en la Caravana Literaria a la Costa 2017, en particular a nuestra Costa Negra. Junto con los lectores voluntarios iban nuestros queridos coordinadores, quienes, no perdiendo la costumbre, llevaban cargando sus maletas con libros para prestárnoslos. Y también se unía a nosotros una persona muy especial: Juan Gedovius, ilustrador mexicano, autor de más de 70 libros. Con cuántas anécdotas volveríamos, cuánta alegría encontraríamos para nutrir nuestro corazón con todo lo otorgado y, principalmente, con todo lo recibido. Durante dos días, más de seiscientos niños lectores-escuchas se congregaron en escuelas, casas de la cultura y canchas municipales de tres localidades: Cerro la esperanza, Mancuernas y la propia Pinotepa de Don Luis. Niños deseosos de escucharnos leer, animosos por integrarse a alguna de las actividades complementarias propuestas: pintar, elaborar un ave de papel y volarla, hacer experimentos, etcétera.

Supimos que siguen existiendo mecenas que nos brindaron alimentación y hospedaje, porque están convencidos de que la lectura es una forma de enriquecer la vida de la niñez, así como decenas de padres de familia comprometidos que no sólo llevaron a sus hijos, sino que también se integraron con curiosidad a las lecturas y actividades. ¡Un fin de semana que valió la dedicación y el tiempo invertidos! Escuchamos a la Banda de Música de la Casa de la Cultura de Pinotepa de Don Luis, interpretando la chilena de rigor: Pinotepa, mientras nuestros corazones latían al unísono con la melodía. Algunos inclusive nos animamos a bailar, contagiados por esa viveza costeña. Juan Gedovius se integró de manera natural con nosotros, ya que también asistió como voluntario.

Es sorprendente ver su calidad humana, su espontaneidad, esa calidez al dedicar su atención plena a lo que queríamos compartirle, mostrando con su mirada que su mente y su corazón estaban atentos a nuestras palabras, con esa apertura para que conociéramos su vida, sus procesos creativos, sus vínculos con otros artistas, sus viajes por el mundo y, por supuesto, los vastos conocimientos musicales que posee al ser músico de profesión. Pero sobre todo, nos permitió conocer su gran alma de niño, divertida y genuina. Gracias a Juan Gedovius, ahora sabemos que el amor puede presentarse ante nosotros como un enorme monstruo verde de ojos tímidos, igual que en su obra El más gigante. Y gracias a nuestros niños costeños, también confirmamos que el amor se hace presente en sus rostros, al vernos llegar con nuestra caravana de libros. Gedovius nos sorprendió convirtiendo a un numeroso grupo de niños “espectadores” en un monstruo que hacía retumbar la tierra con sus pasos y hacía vibrar nuestro corazón con sus risas. Aprendimos de todos, de nuestros compañeros y amigos lectores voluntarios. Aprendimos que existen tantas formas de leer o narrar un cuento como lectores voluntarios había; que nuestras habilidades y experiencias de vida nutren a nuestro yo lector. En fin, fueron dos días de inmenso gozo por la oportunidad de compartir con otros nuestra pasión por la lectura, y más cuando se trata de llevarla a nuestros niños oaxaqueños. Gracias por todo lo vivido, nos vemos pronto porque nosotros… ¡Seguimos leyendo!

Los comentarios están cerrados.