Nuestro compromiso es por México

Close Icon
   
Contact Info     @FundacionAHHO

FRAY ANTONIO DE LOS REYES Y EL EXCONVENTO DE SAN PABLO

fray

Michael Swanton
(FAHHO / IIFL-UNAM)

En enero de 1563, fray Antonio de los Reyes hizo uso de la biblioteca del convento de San Pablo, la primera casa dominica de Antequera que ahora ha sido recuperada como el Centro Cultural San Pablo. En aquel tiempo, la biblioteca era relativamente pequeña y casi todos los libros se habían enviado desde Europa. El libro que consultó fray Antonio había sido impreso en París en 1550: In omnes divi Pavli Apolstoli Epistolas Collatio (una recopilación de todas las epístolas de San Pablo Apóstol) de Claude Guilliaud.1 Las epístolas de San Pablo fueron una importante fuente de inspiración para aquellos, como fray Antonio, involucrados en el proselitismo de la población mesoamericana.

Fray Antonio nació en la ciudad de Toro de la provincia de Zamora en Castilla y León. Mientras su madre era toresana, su padre era alemán. En su juventud sirvió al Marqués de Alcañices y luego estudió en la Universidad de Salamanca. Tomó el hábito en el convento de San Esteban en esta misma ciudad y luego pasó a la Provincia de México en 1555.

A lo largo de su carrera en la Nueva España, fray Antonio sirvió a la Orden de Predicadores en la Mixteca y se convirtió en uno de sus más importantes especialistas de la lengua mixteca (tu’un savi). Antes de su visita a la biblioteca en 1563, fray Antonio había sido asignado al convento de Teposcolula. Más tarde, entre 1560-1570, fue enviado al convento de Tlaxiaco y, en la década de 1580 fue vicario en Coixtlahuaca. En mayo de 1587, se le encargó perfeccionar y acabar el “arte misteco” que algunos frailes habían elaborado. El trabajo resultante, impreso en la casa de Pedro Balli en 1593 con el título de Arte en lengua mixteca, es hoy una referencia obligatoria para los estudiosos de la lengua y la historia mixteca. Ha sido una referencia crucial para la interpretación de los códices mixtecos y de las formas antiguas de la lengua mixteca.

Unos años antes de que se imprimiera el Arte…, fray Antonio había regresado a Teposcolula donde se desempeñaba como vicario. Sin embargo, en algún momento durante los primeros años de 1600, fray Antonio regresó al convento dominico de Oaxaca donde consultó el libro Advertencias para los confessores de los Naturales de fray Juan Bautista, el cual fue impreso por Melchor Ocharte en México en 1600. Para esta fecha, la biblioteca tenía ya varias obras impresas en náhuatl, zapoteco y mixteco producidas por los frailes mismos e impresas en México, incluyendo, probablemente, su propia gramática. Fray Antonio regresó a Teposcolula donde falleció el 8 de noviembre de 1603.2

Debido a que los frailes del convento de San Pablo administraban en zapoteco, náhuatl y mixteco, decidimos recordar a un estudioso dominico de cada idioma que tuvo alguna presencia en el exconvento: el nombre de la Biblioteca de Investigación fray Juan de Córdova —ubicada en el exconvento— conmemora al gran especialista de la lingüística zapoteca del siglo XVI y, en el primer piso del exconvento, un aula lleva el nombre de fray Nicolás de Rojas, un conocido especialista del náhuatl que dirigió el convento oaxaqueño (véase el Boletín FAHHO de julio-agosto de 2017, p. 12). Es en este mismo sentido que se ha dado el nombre de fray Antonio de los Reyes a la
gran sala de lectura del ala norte de la biblioteca donde de nuevo puedes
encontrar muchos libros sobre y en las lenguas de Oaxaca.
1 Este libro aún se conserva en los acervos de la Biblioteca Francisco de Burgoa (403) y lleva tanto la firma de fray Antonio de los Reyes como de fray Leonardo Levanto, autor del Cathecismo de la doctrina christiana en lengua zaapoteca (1776).
2 Los datos básicos de la vida del fray Antonio de los Reyes se encuentran en el libro Segunda parte de la historia de la Provincia de Santiago de Mexico de fray Alonso Franco, el Libro tercero de la historia religiosa de la provincia de Mexico de fray Hernando Ojea y en los “Estudios mixtecos” de Wigberto Jiménez Moreno de 1962.

Los comentarios están cerrados.