Nuestro compromiso es por México

Close Icon
   
Contact Info     @FundacionAHHO

BIBLIOTECA EL GRAN COCODRILO EN MONTOYA

DSC08667

Freddy Aguilar Reyes / Víctor Manuel Sebastián Montaño

La lucha de la gente para vivir en un mundo mejor fue motivo de desvelos para el poeta mexicano Efraín Huerta y esta preocupación ha quedado en su obra poética para la posteridad.

El fraccionamiento Montoya pertenece al área territorial que comprende la agencia municipal de Montoya y se fundó hace aproximadamente 35 años. Cuenta con una superficie terrestre de 224 192.98 m2 y se encuentra ubicada al noroeste de la capital a cuatro kilómetros de distancia, muy cerca de Plaza Bella. Colinda con las colonias Jardines de las Lomas, fraccionamiento Álamos I.V.O., fraccionamiento Villas Monte Albán, la colonia Azucenas y La Joya. Según datos del INEGI 2010, el Fraccionamiento Montoya tiene una población total de 3 394 habitantes y 881 viviendas.

Su oferta educativa se compone de tres escuelas: un preescolar, una escuela primaria y una telesecundaria que diariamente atienden a niños y adolescentes provenientes de las diferentes colonias de esta zona geográfica.

Desde su fundación, el fraccionamiento Montoya ha contado con autonomía; su organización política recae en un Comité de Vida Vecinal (Comvive) que se nombra por medio de una asamblea, éste se encarga de realizar las actividades administrativas que requiere la colonia y sus habitantes durante dos años, tiempo que dura su administración.

DSC08661

Tender puentes, hacer comunidad, colaborar con los proyectos que abren oportunidades para los niños y jóvenes son vocaciones de la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca que coinciden con las preocupaciones del poeta por lo que, a solicitud de los miembros del Comvive Montoya.

Desde hace unos años, el tejido social de la colonia se ha visto afectado principalmente por la violencia y la delincuencia que imperan en la zona, según datos de la Dirección de Prevención al Delito y Participación Ciudadana de Oaxaca presentados en 2014. Esto ha generado que sobre todo los jóvenes formen parte de dichos problemas sociales, por lo cual sus actividades académicas se ven inconclusas, dando como resultado un alto índice de deserción escolar, principalmente en la telesecundaria perteneciente a dicha colonia.

Tomarse tan en serio los asuntos de la sociedad influyó en la escritura de Efraín Huerta. Una gran cantidad de sus poemas tienen como tema las luchas que libra la gente para vivir en un mundo mejor. A nuestro poeta no le gustaba mucho que las cosas estuvieran tan mal; no le simpatizaban, por ejemplo, las personas que hacen esos clubes que llaman “de rotarios” o “de leones” que más bien sirven para levantar muros entre las personas. En una ocasión, en una fiesta, anunció que, para oponerse a esas organizaciones, él fundaría el Club de los Cocodrilos, del cual sería el presidente perpetuo. De ahí le vino su apodo que, como puede verse, él mismo se inventó.

El año 2014 fue el centenario de su nacimiento, que coincidió con el acercamiento del Comvive Montoya a la Fundación Alfredo Harp Helú, para solicitar apoyo para su proyecto de biblioteca y el inicio de los trabajos para compartir este espacio con los niños, jóvenes y adultos de toda la comunidad de Montoya y vecinas, cosa que a Efraín le habría encantado. El pequeño espacio fue inaugurado el 3 de diciembre de 2016. La comunidad de Montoya, por medio de su Comvive y un grupo de jóvenes entusiastas, aportan el edificio, su mantenimiento y los servicios de biblioteca pública; la BS Biblioteca Infantil de Oaxaca, con fondos cedidos por la Dra. María Isabel Grañén Porrúa, diseñó los muebles, seleccionó y adquirió los libros que se han entregado para integrar el fondo de inicio y brinda acompañamiento al proyecto manteniendo contacto constante con miembros del Comvive y los jóvenes voluntarios, al mismo tiempo que ofrece compartir sus talleres y otras actividades a la comunidad de Montoya.

Tender puentes, hacer comunidad, colaborar con los proyectos que abren oportunidades para los niños y jóvenes son vocaciones de la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca que coinciden con las preocupaciones del poeta por lo que, a solicitud de los miembros del Comvive Montoya, sugerimos homenajearlo poniéndole su apodo.

Hoy El Gran Cocodrilo es una realidad visible en un pequeño pero luminoso espacio que recibe diariamente a pequeños y adultos de Montoya y a localidades vecinas para compartir lecturas y actividades. La comunidad del fraccionamiento Montoya cree firmemente que este espacio será punta de lanza para la ejecución de múltiples actividades artísticas y culturales, que ayuden a su desarrollo humano, además de que contribuyan con la reflexión y el análisis del mundo en el que vivimos.

Los comentarios están cerrados.