Nuestro compromiso es por México

Close Icon
   
Contact Info     @FundacionAHHO

GUECHE LUANA Y SUS DOCUMENTOS, CRÓNICA DE UN HALLAZGO Y LAS RAÍCES DE UN PROYECTO DE LENGUAS

1

Perla Jiménez / Juana Vásquez

Cuando comenzaba su labor como directora de la biblioteca Francisco de Burgoa, en 1996, la Dra. María Isabel Grañén recibió la petición de una mujer de Guadalupe Etla para que le ayudara con la traducción de unos documentos en zapoteco que estaban en el archivo municipal de su pueblo. Para tal efecto, encargó a Juana Vásquez, una amiga originaria de Yalálag, que recibiera las fotocopias de los once manuscritos y realizara la paleografía y traducción al español.

Motivada por su fascinación por estos documentos coloniales en zapoteco, la Dra. Grañén diseñó un proyecto piloto con los objetivos de recopilar en fotocopias o microfilm los documentos históricos escritos en esa lengua; concentrarlos en un lugar para facilitar su consulta y difundir la existencia de estos materiales entre los interesados. Para lograrlo, contaría con el apoyo y asesoría de investigadores, hablantes, paleógrafos, archivistas y bibliotecarios especializados de vasta experiencia. Por diversos motivos el proyecto no se concretó y sólo contó con el grupo documental que recibió Juana Vásquez, quien mantuvo el compromiso de realizar la traducción de los documentos que recibió. Mientras desarrollaba el trabajo de pasar de una lengua a otra, le animaba la idea de que: “nuestros antepasados hubieran aprendido a escribir en el al fabeto latino y registraran lo que les estaba pasando en su propia lengua”. Se apasionó con el tema y, aunque el tiempo pasaba y la mujer que hizo la solicitud no volvió por los resultados ni se comunicó con ella, continuó trabajando en la traducción. A la par, colaboraba en otras traducciones con las investigadoras María de los Ángeles Romero Frizzi y Nancy Farriss, empleando para ello el Vocabulario de Fray Juan de Córdova, en la edición facsimilar que publicaron la Biblioteca del Instituto de Antropología y Francisco Toledo en 1987.

Pasaron los años y no fue hasta 2015 que la Biblioteca de Investigación Juan de Córdova, en colaboración con la UNAM, logró lanzar el proyecto Filología de las Lenguas Otomangues y Vecinas, el cual pretende digitalizar toda la documentación manuscrita en las lenguas de Oaxaca y cuyo inventario ya rebasó los 1 500 textos. A principios de 2016, la Dra. Grañén hizo llegar al proyecto Filología de las Lenguas Otomangues las fotocopias y las traducciones que Juana concluyó, y que se integraron como parte de los registros en zapoteco producidos por los pueblos del valle de Oaxaca. Se realizó también una larga gestión para la digitalización de los materiales originales en el municipio de Guadalupe Etla que fueron localizados en el fondo Alcaldía del Archivo Municipal. Se localizaron diez de los once documentos recibidos en fotocopias, así como tres más que no se fotocopiaron en esa lejana primera ocasión.

Los catorce manuscritos fueron escritos entre los años de 1677–1730 en el pueblo de Santa María Guadalupe, sujeto de la Villa de Etla y tributario del marquesado del Valle. Son contratos de compra-venta de tierras, cuatro realizados entre particulares y la cofradía de Guadalupe (Xonaxi de Guadalupe) y diez entre particulares, por los escribanos: Domingo Vasques de Leon, Tomas Vasques, Joseph de Santiago, Lucas Vasques y Domingo Gonsales. Dos de ellos incluyen trasuntos de época firmados por fray Blas de los Santos en el convento de San Pedro apóstol de Etla, en 1746.

La previsión, entusiasmo y constancia de la Dra. Grañén y de Juana Vásques dan cuenta de la vigencia e importancia de los esfuerzos de conservación de documentos en lenguas, pues tal y como lo especificaba el proyecto de hace veinte años, este tipo de documentos requiere conservarse, traducirse y difundirse. Al integrarse al proyecto Filología de las Lenguas Otomangues estos documentos se conservarán en la colección digital del proyecto y se garantizará su acceso al público y usuarios diversos, quienes podrán estudiarlos a partir de un acervo virtual.

A continuación se incluye un párrafo de uno de los documentos correspondientes a la compra de tierras por la cofradía de Xonaxi de Guadalupe y Gerónimo Pérez en 1692:

Huanalica betiguaya tia tiachiño ysaguela tovi cu[e] lau yoatao lao yoo gueche quea nachina lata renani lachi besia no b[e] bania lao testamento que guetao nia goxanaya Ysabel per[es] naca tiopa bea gosij guiraali cofrades que chana xonaxi […].
Es verdad que vendí y rematé para siempre jamás un pedasso de tierra de patrimonio mio esta en el lugar donde llaman en zapoteco Lachi besía que herede en el testamento de la difunta mi madre legitima Ysabel peres que es de dos medidas compraron todos los cofrades de nuestra señora […].

Los comentarios están cerrados.