Nuestro compromiso es por México

Close Icon
   
Contact Info     @FundacionAHHO

TRABAJO COOPERATIVO ENTRE ESTUDIANTES Y ARTESANOS

img_5060

Vidal Pineda

Durante una semana, del 3 al 8 de octubre, doce estudiantes de la Universidad de Monterrey (UDEM) y cinco artesanos oaxaqueños vinculados a la Coordinación de Arte Popular y Proyectos Productivos de la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca trabajaron en conjunto para intercambiar ideas y conocimientos que dieron forma al Proyecto PARES. Crearon una serie de productos innovadores para los estudiantes y un modelo de negocio para los artesanos.

En este primer encuentro, el objetivo del proyecto se enfocó, por medio de cinco equipos de trabajo, en la promoción del enriquecimiento cultural y el aprendizaje técnico entre los estudiantes y los artesanos. María Eugenia Cázares y Diana Woolrich fueron las maestras de la UDEM que dirigieron el trabajo e investigación de los estudiantes —algunos de la carrera en diseño gráfico y otros más de diseño industrial— quienes visitaron, convivieron y trabajaron con los oaxaqueños.

Los universitarios trabajaron con Juan Manuel García Esperanza y José Jorge García García, maestros orfebres originarios de esta ciudad y especializados en la filigrana elaborada con plata y oro. Este equipo realizó un prototipo de marca llamada “Bibanni, salvando memorias”, que consistió en la producción y venta de mancuernillas, pisacorbatas, así como otros productos realizados con filigrana de plata y cantera verde, la piedra emblemática de la capital oaxaqueña.

Abigail Mendoza, maestra textil de Santo Tomás Jalieza dedicada al tejido en telar de cintura con la técnica de labrado de urdimbre, fue otra de las artesanas que se sumó a PARES. Con ella, una alumna trabajó en la creación de la marca “Entre-telares”, enfocado al diseño de joyería.

“Relieve” es el nombre del proyecto de marca en el que trabajaron tres estudiantes, de la UDEM y Adelina Pedro Martínez, maestra ceramista de barro negro originaria de San Bartolo Coyotepec.
Este equipo se inspiró en la superficie de todo el estado de Oaxaca, así como en su clima y grupos étnicos, para diseñar mancuernillas, prendedores y un botanero.

Con Celsa Hernández, maestra textil dedicada al bordado y confección de prendas de San Juan Chilateca, otro equipo trabajó en la elaboración de una bolsa para mujer y un pañuelo para hombres, productos inspirados en el mar, la tierra y la diversidad natural y étnica que caracteriza al estado, cuya marca comercial lleva por nombre Alear.

Enfocados en las artesanías de palma y barro de la Mixteca, el quinto equipo de trabajo se reunió con Silvia Sandoval, con quien concretaron la marca “KASA’A”, donde elaboraron, además de productos de palma, una edición especial de comales decorativos, cuyos patrones fueron diseñados con base a las esculturas de los principales dioses mixtecos.

Para María Eugenia Cázares “lo más importante es el trabajo colaborativo en donde se puede plantear la innovación del estudiante, quien le da al artesano un modelo de negocio que puede utilizar para comercializar sus productos”.

En un intercambio de ideas, los alumnos coincidieron en la importancia del trabajo de los artesanos y el proceso que antecede el producto final que llega a las manos de los clientes.

Con esta experiencia, PARES busca facilitar la movilidad estudiantil y la experiencia en campo, por medio de vínculo entre la Universidad de Monterrey y la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca, además de establecer una comunicación y relación de trabajo cooperativo con comunidades artesanas oaxaqueñas y procurar generar actividades que les permitan comercializar mejor sus productos.

Los comentarios están cerrados.