Nuestro compromiso es por México

Close Icon
   
Contact Info     @FundacionAHHO

EXPOSICIÓN “JOHN PADDOCK Y LA IDENTIFICACIÓN DEL ESTILO ÑUIÑE. INDAGACIONES EN EL PASADO DE LA MIXTECA BAJA”

padock

Lápida “13 caña”, escritura ñiuñe, Museo Regional de Huajuapan.

Demián Ortíz Maciel/Gabriela Serrano Rojas

A mediados del siglo XX los arqueólogos consideraban que durante los periodos de esplendor y declive de las poderosas ciudades de Teotihuacán y Monte Albán (entre los años 500 y 1000 d. C.) los habitantes de la Mixteca Baja —región situada entre ambas urbes— se habían limitado a calcar elementos simbólicos y estéticos emanados de estos dos centros de influencia cultural.

Fue el arqueólogo estadounidense John Paddock quien, con su mirada aguda y su detallado conocimiento del pasado de Oaxaca, comenzó a detectar ciertas peculiaridades en antiguas piedras labradas y objetos de cerámica provenientes de la Mixteca Baja que le llevaron a plantear en 1965 una hipótesis alternativa. Sugirió que, si bien estos objetos tenían influencias teotihuacana y zapoteca, también presentaban rasgos estéticos y simbólicos que no correspondían a estas culturas, y supuso que se trataba de un desarrollo estilístico propio de la región al que decidió denominar “ñuiñe”, empleando el término que, según su interpretación, era el adecuado para designar en lengua mixteca a la “tierra caliente”, uno de los nombres locales para la Mixteca Baja.

¿Cuáles fueron los rasgos que ayudaron a Paddock a identifi car de manera general el estilo ñuiñe? Entre ellos se encuentra la cerámica anaranjada con mica, ollitas pulidas, un sistema glífico particular, cabecitas colosales y urnas de pasta naranja.

La Biblioteca de Investigación Juan de Córdova, responsable de custodiar archivos y acervos de John Paddock, ha montado una exposición que mediante piezas arqueológicas, fotografías y documentos reconstruye el proceso de identificación del estilo ñuiñe que este investigador llevó a cabo. Se incluyen, además, los primeros registros de piedras labradas de la Mixteca Baja realizadas durante los siglos XVIII y XIX, así como las más recientes investigaciones arqueológicas, completando así un panorama amplio sobre las indagaciones del pasado de la Mixteca Baja en las que la aportación de Paddock resultó fundamental. La exposición se presenta en la Sala Refectorio del Centro Cultural San Pablo hasta finales de este año.

Los comentarios están cerrados.