Nuestro compromiso es por México

Close Icon
   
Contact Info     @FundacionAHHO

AL RESCATE DE LA MEMORIA VISUAL: COORDINACIÓN EN CONSERVACIÓN DE FUENTES FOTOGRÁFICAS

 

Berenice H. Rochin

Fomento Cultural Grupo Salinas (FCGS) es poseedor de un amplio repertorio de material fotográfico, hemerográfico, bibliográfico y documental que da cuenta de la historia de México y el mundo con siete colecciones signifi cativas que conforman el Fondo Ricardo Salinas Pliego: Kahlo/Peabody, Désiré Charnay, Anita Brenner, Tipos mexicanos, Tarjetas de visita y Vistas de México, Fotografías estereoscópicas, Teoberto Maler y Mexico This Month.

Su legado narra de forma inigualable acontecimientos de lugares y épocas distantes, conformando así parte representativa de la herencia nacional y siendo fuente obligada para el conocimiento, investigación y disfrute de un sinfín de referencias trascendentales.

Cada ejemplar —imágenes, objetos y escritos— representa un testimonio tangible e intangible único de realidades donde se plasman la memoria y el imaginario colectivo como parte del patrimonio cultural.

Por lo tanto, con el fin de dar inicio a la recuperación de su valioso legado, Fomento Cultural Grupo Salinas solicitó la asistencia de ADABI de México para ejecutar procesos de conservación especializados en dos de sus colecciones más importantes: Tipos mexicanos y Desiré Charnay. Ambos proyectos lograron la reinserción de cada uno de los ejemplares intervenidos para su permanencia, exposición y difusión.

El primero, la restauración de 115 tarjetas de visita, tuvo la finalidad recuperar la integridad material y visual de una selección de la Colección Tipos mexicanos. Dicha colección, por su estado de conservación, no permitía identificar el contenido formal plasmado de cada retrato, en el que se refleja de manera inigualable el trasfondo cultural de un México de época.

Estas tarjetas de visita consisten en impresiones fotográficas de pequeño formato generalmente realizadas a la albúmina que eran empleadas como medio de identificación, recuerdo, testimonio y remembranza de personajes importantes, familiares y amigos. Eran realizadas a partir de un negativo de vidrio al colodión húmedo y la imagen se positivaba en papel por medio de una impresión también a la albúmina.

La técnica generalmente corresponde a retratos producidos ejecutados sobre papel fi no montados en soportes secundarios de cartón. La impresión en su gran mayoría se encuentra montada sobre una cartulina o tarjeta de color con o sin borde dorado decorativo en las periferias y frecuentemente ostenta de manera impresa o a manera de sello, la referencia del estudio productor y al reverso, un sinfín de inscripciones manuscritas ejecutadas como señal de cariño, recuerdo y referencia.

En su época las tarjetas de visita fueron asumidas como uno de los bienes más preciados en cada hogar, Estas tarjetas de visita fueron protagonistas en una muestra denominada Sueños de inmortalidad. Tarjetas de visita y retratos del siglo XIX en el Museo Nacional de San Carlos (del 10 de noviembre de 2015 al 27 de marzo de 2016), que fue posible gracias a la intervención integral de cada ejemplar con el único fin de asegurar la permanencia de una herramienta esencial para el estudio de nuestro pasado y que es testigo tangible del México del siglo XIX.

Por otro lado, la intervención de la muestra fotográfica La Memoria Revelada. El surgimiento de la fotografía arqueológica, conformada por 67 impresiones a la albúmina de Claude Désiré Charnay, fue otro de los proyectos más importantes, pues implicó la recuperación de la evidencia física aún existente del origen de la fotografía como herramienta arqueológica invaluable para el registro, constancia y permanencia de los vestigios arquitectónicos y decorativos del pasado mesoamericano. Los ejemplares fotográficos en mediano y gran formatos realizados por explorador, arqueólogo y fotógrafo francés Claude Désiré Charnay dan cuenta de las primeras expediciones donde la fotografía inicia su largo viaje hasta ahora imparable como medio para inmortalizar referencias históricas, técnicas y estéticas de incalculable valor.

A pesar de su extrema vulnerabilidad por composición (proceso albúmina), la selección sólo presentaba deterioros asociados a cada uno de los soportes secundarios, por lo que la intervención restituyó materialmente cada uno de los ejemplares para su preservación y exhibición en el Museo del Antiguo Colegio de San Ildefonso.

Con esta participación, se recobra una de las fuentes más completas para el estudio, análisis e interpretación del mundo precolombino que, además de conformar el registro tangible de las primeras expediciones profesionales realizadas en los sitios de Teotihuacán, Tula, Monte Albán, Mitla, Izamal, Uxmal, Chichén-Itzá, Kabah, Palenque y Yaxchilán, ratifica a la fotografía como uno de los instrumentos auxiliares más significativos y revolucionarios de la arqueología en el siglo XIX. Ambos proyectos confirman una vez más que México posee un invaluable patrimonio cultural con el que a cargo de las personas correctas y el seguimiento profesional adecuado se consolida la continuidad de la memoria documental, artística e histórica nacional y del mundo como labor ineludible para su rescate, conservación y difusión.

ADABI agradece la oportunidad de preservar la prueba irrefutable de una fuente directa de información testimonial tan valiosa como la fotografía, pues tanto en la colección Tipos mexicanos como la Desiré Charnay se abre una ventana más para la investigación y disfrute de una oferta cultural fundamental.

Los comentarios están cerrados.