Nuestro compromiso es por México

Close Icon
   
Contact Info     @FundacionAHHO

XV ANIVERSARIO

XV ANIVERSARIO

Cecilia Winter uno

La idea de formar una institución en Oaxaca que encabezara la conservación y difusión de los órganos históricos fue estructurada en el año 2000 con dos puntos de partida: la primera, volver a tocar y escuchar los órganos; y la segunda, asegurar su protección y conservación ante su amenazante deterioro y destrucción.

Presentamos nuestros primeros conciertos de órgano en el templo de San Jerónimo Tlacochahuaya y la Catedral de Oaxaca para sondear el interés público y nos quedamos sorprendidos por la respuesta: ¡acudieron cientos de oyentes! Así, se puso en claro que los oaxaqueños estaban ansiosos por escuchar sus órganos tubulares, que lamentablemente casi no habían sido tocados desde sus conciertos inaugurales.

De 1996 a 2001 el filántropo Alfredo Harp Helú –por medio de Fomento Social y Fomento Cultural Banamex– participó en el financiamiento de las restauraciones de cinco órganos oaxaqueños, por lo que se interesó en la propuesta de crear un instituto dedicado a los órganos históricos. Para iniciar el proyecto del Instituto de Órganos Históricos de Oaxaca (IOHIO), don Alfredo ofreció en una nota escrita a mano el 25 de agosto de 2000, el espacio para una oficina en el patio sur del Museo de Filatelia de Oaxaca (MUFI), una casona recién renovada por su fundación, y un apoyo mensual para llevar a cabo los trabajos.

Por eso, consideramos que esa fecha marca el inicio oficial del IOHIO. Las nuevas instalaciones del MUFI fueron inauguradas el 13 de octubre de 2000, y en esa ocasión el filántropo propuso que el IOHIO se constituyera como asociación civil.

Desde entonces, los objetivos fundamentales del IOHIO no han cambiado —la protección, conservación,documentación y promoción de los órganos, en busca de crear conciencia y reintegrarlos a la vida actual de sus comunidades— pero han adquirido con el tiempo dimensiones inesperadas.

Actualmente hay más conciertos de órgano en Oaxaca, más jóvenes oaxaqueños interesados en tocar los órganos, más artistas internacionales interesados en participar en nuestros festivales, más conocimiento y apreciación de la historia y construcción de los órganos y más conciencia en general que ha prevenido su destrucción.

Los comentarios están cerrados.