Nuestro compromiso es por México

Close Icon
   
Contact Info     @FundacionAHHO

Códice de Yanhuitlán

Sebastián van Doesburg (FAHHO/UNAM)

Códice de Yanhuitlán (1520-1544). Edición comentada y facsímil. Oaxaca, 2015. FAHHO, Biblioteca José María Lafragua de la BUAP, UABJO.

Códice de Yanhuitlán (1520-1544). Edición comentada y facsímil.
Oaxaca, 2015. FAHHO, Biblioteca José María Lafragua de la BUAP, UABJO.

A raíz del descubrimiento de tres hojas adicionales del famoso Códice de Yanhuitlán en la Ciudad de México, en 2007, varias personas se organizaron para procurar su regreso a la ciudad de Oaxaca, objetivo que se vio cumplido en 2013. A finales de 2014, las tres partes del códice, guardadas respectivamente en Puebla, Ciudad de México y Oaxaca, se reunieron por primera vez en más de tres siglos para su exposición en la Biblioteca Francisco de Burgoa, en la capital oaxaqueña. La importancia y fama de este documento –no hay libro sobre la historia de la Mixteca que no incluya una imagen tomada de este códice– ameritó una nueva edición del códice, la primera con todas las pinturas conocidas. El mes de julio saldrá finalmente el esperado estudio y facsímil en una hermosa edición costeada por la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca, la Benemérita Universidad de Puebla (BUAP) y la Universidad Autónoma Benito Juárez Oaxaca (UABJO). A través de sus páginas nos adentramos en la agitada vida de los señores mixtecos de Yanhuitlán durante las dos primeras décadas de la colonización, cuando el mundo Ñuu- dzavui pasó por grandes y dramáticos cambios. Uno de los protagonistas del documento parece ser el gobernante don Francisco Caltzin (llamado 9 Casa en el códice), quien entre 1544 y 1547 fue perseguido por la Inquisición al resistirse a ser evangelizado por parte de los frailes dominicos. Posiblemente por esta razón su hijo Gonzalo quedó excluido de la herencia del señorío, uno de los más ricos y poderosos de la Mixteca. Es posible que la manufactura del códice corresponda al conflicto sobre quién debió heredar. En una serie de imágenes de gran impacto, que fusionan elementos gráficos de la escritura mixteca con la gráfica renacentista española, sus pintores dejaron constancia de este fascinante y difícil episodio de la historia en que se plantaron las raíces del México actual.

Entrada etiquetada con: ,

Los comentarios están cerrados.