Nuestro compromiso es por México

Close Icon
   
Contact Info     @FundacionAHHO

ALFREDO HARP HELÚ EN EL FORO VIF: EJEMPLO DE INVERSIÓN Y FILANTROPÍA

foto1
ALFREDO HARP HELÚ EN EL FORO VIF: EJEMPLO DE INVERSIÓN Y FILANTROPÍA
Ruth García-Lago Velarde

El Instituto Value Investing in Mexico (Inversión en Valor en México, VIF por sus siglas en inglés) es una organización sin fines de lucro —creada por la alianza de Sabino Capital y la Fundación Legorreta Hernández— cuya misión principal es promover las inversiones en México mediante la identificación y análisis de oportunidades y retos, así como la promoción directa de México como destino atractivo para las inversiones. El fin último del VIF es contribuir al desarrollo sustentable mediante la combinación de inversiones y acciones que promuevan la responsabilidad social en México.

Desde 2008 —año de su fundación— el Instituto VIF organiza un foro en el que reúne cada año a más de 500 empresarios, inversionistas, líderes de opinión, políticos, emprendedores, académicos y estudiantes con el fin de escuchar y compartir ideas que ayuden al desarrollo y el bienestar social de México.

Este año, uno de los invitados a hablar de su experiencia empresarial fue Alfredo Harp Helú, empresario y presidente honorario vitalicio de la fundación que lleva su nombre. Como ejemplo de lo primero, fundó con Roberto Hernández Acciones y Valores de México, una de las primeras casas de Bolsa del país, y colaboró en la emisión de la primera ley de mercado de valores. Sobre lo segundo, el director del Instituto VIF, Alejandro Legorreta dijo: “Alfredo Harp Helú, es un de los filántropos más exitosos de México”.

En su conferencia, Alfredo Harp Helú hizo un repaso a su vida profesional. Contó cómo hace sesenta años su maestro, Gilberto Martínez, le enseñó cosas importantes. “Primero, que había que tener disciplina, orden, respeto a los demás y trabajar más que los demás”. Fue así que conoció el mundo laboral: “He trabajado desde muy chico con mi maestro de sexto de primaria. Como yo estaba becado en el Cristóbal Colón, me ponía a hacer paletas heladas y luego a venderlas. También me enseñó a cuidar a los niños en el medio internado”. Y así, echando cuentas de cuántas horas ha trabajado en su vida, hizo un cálculo, según el cual, sumando todas las horas trabajadas, debería tener más de cien años. Sin embargo, dijo que lo que busca es: “tener salud, practicar deporte, estar con la familia y con eso me siento muy bien, pero sí considero que soy, como todos, un ser mortal y que vamos a aprovechar todo lo que se pueda”.

Narró cómo, cuando salió de la UNAM, hizo una sociedad con Roberto Hernández, con quien lleva cuarenta y cinco años como socio, de quien dijo: “Es una mancuerna que yo también les deseo: un socio, como Roberto y yo. Somos muy distintos en muchas cosas, pero ese complemento fue único para efectos tanto de nuestra vida empresarial como de nuestra vida ahora filantrópica”.

Y entonces empezó el resumen de su vida profesional, siempre al lado de Roberto Hernández: la creación en 1971 de la casa de Bolsa Acciones y Valores de México (Accival), con la exitosa colocación de Aurrera y la compra de acciones de Teléfonos de México (Telmex). Habló de las crisis que ha sufrido nuestro país —1976, 1983, 1987—; para llegar a declarar que: “La mejor inversión está en México” y que el éxito está en la diversificación, “esa palabra nunca se nos va a olvidar”.

Y con los éxitos, llegó la filantropía: la Fundación Alfredo Harp Helú, donde se concentran todos sus esfuerzos, su compromiso por México, siguiendo las enseñanzas de su maestro: “Respeta a los demás, no discutas con necios, porque da mucha flojera. Mejor tú ayuda y hazlo directo, y todo lo que puedas te va a llevar a darte mucha más satisfacción”.

Y esta satisfacción le ha llevado a invertir en proyectos educativos 46% del presupuesto de su fundación: Universidad La Salle, Universidad La Salle Nezahualcóyotl, la UNAM, el Politécnico, becas, educación a distancia, “porque no hay la posibilidad de que todos los alumnos de este país vayan a un campus universitario”. 22% de la inversión está en cultura: Museo Textil de Oaxaca, Museo de Filatelia, el Centro Cultural San Pablo, restauración y rescate de órganos, creación y organización de bibliotecas infantiles, para adultos y bibliotecas móviles; recuperación de archivos y bibliotecas a través de ADABI, “Yo no hablo del futuro, el futuro lo van a ver otros, pero a mí el presente sí me interesa. Necesito ver el pasado y entonces, sí rescatamos archivos y bibliotecas, pues al rato sabemos de dónde venimos y sabremos a dónde queremos ir”.

También la inversión es en medio ambiente, 9%, en viveros de alta tecnología para reforestar en Oaxaca, Tabasco, Morelos, Chiapas, también en Cuba y en Líbano. En The Nature Conservancy, “estoy junto con Roberto Hernández y su mujer, Claudia”.

En salud, con la Fundación Gonzalo Río Arronte, en la que fue presidente y siempre ha sido consejero. Alfredo Harp Helú destacó que en este rubro, “lo más bonito que hemos hecho es tratar de darle a los institutos nacionales de salud, equipo, siempre en especie. Y ¿por qué digo que me gusta tanto? Porque nos vienen a pedir para investigación científica en medicina de otras partes del mundo y ahora ya se logró que en el Instituto de Nutrición se juntaran Cardiología, Genoma Humano, la misma Nutrición, Neurología, y se hace una sola investigación con los mismos equipos, pero con los mejores investigadores, que muchos son de la UNAM. Y eso nos tiene contentos”.

En arte popular se ha trabajado con Fomento Cultural Banamex. Ahora, en palabras de don Alfredo: “Vamos a promover agresivamente la producción de artesanía y ayuda a los arte- sanos a comercializar, que ha sido siempre su problema. No nos vamos a llenar de inventarios que no sirvan, vamos a promover que se haga bien y vamos a ayudarlos a comercializar. Tenemos un fondo que ya se ha lo- grado incrementar por más de cincuenta millones de pesos sólo para este año”.

Y para finalizar, dio un consejo a los asistentes al Foro VIF: “Acuérdense de la palabra diversificación. Yo creo que vamos a salir [de la crisis] y nosotros somos más importantes que lo que decidan diez en el gobierno. Nosotros vamos a sacar adelante este país y yo los invito a que trabajemos juntos. No es con un granito, sino con carretadas de arena”.

Los comentarios están cerrados.