Nuestro compromiso es por México

Close Icon
   
Contact Info     @FundacionAHHO

Las palabras: alas que enamoran y protegen

Las palabras: alas que enamoran y protegen
Lectores voluntarios de Seguimos Leyendo, autores de Élitros.

Reunidos en una noche fría, arropados por la Biblioteca Francisco de Burgoa, donde “arde el corazón en estas paredes llenas de libros”, a decir de la doctora María Isabel Grañén Porrúa, los lectores voluntarios del programa Seguimos Leyendo vieron sus palabras hechas libro

Oaxaca, Oax.- Élitros, el canto del silencio absoluto es el título del volumen de textos presentado la noche del jueves, con el que cuarenta y cinco lectores se convirtieron el escritores. Durante más de un año, la maestra Raquel Olvera los dirigió para hacer que sus sueños, sus ideas, llegaran a transformarse en un conjunto de historias que seguro no será el primero, habrá muchos más. Muchos lectores más que plasmarán vidas reales o inventadas.

En la presentación estuvieron esos cuarenta y cinco lectores lectores, jóvenes, menos jóvenes y mayores, que tuvieron en sus manos, atesorándolo como su joya más preciada, el resultado de parir palabras: su puesta de largo como escritores con el primer libro impreso.

Y como no podía ser menos, todos los “responsables” estuvieron presentes acompañándolos en este día tan importante. La doctora María Isabel Grañén Porrúa, presidenta de la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca (FAHHO), recordó con sus palabras las que cientos de años antes contara una Sherezada amenazada de muerte, quien cada día salvaba su vida con historias que atrapaban a su verdugo.

La también directora de la Biblioteca Ignacio Burgoa contó qué son los élitros: “El grillo produce su cricrí con el roce de sus alas, frotando sus alas, llamadas también élitros. Sólo canta el macho para atraer a la hembra. Los élitros sirven como protección para las alas posteriores, que están inmediatamente debajo y que sirven para ejecutar el vuelo. En algunos casos, como en el caso de los grillos, los élitros están unidos, dejando al insecto sin capacidad de volar. Y tienen también una función de equilibrio durante el vuelo. Entonces me quedó algo claro. Los élitros protegen las alas, al frotarse permiten el canto del grillo macho, es decir, tienen la función de enamorar y ofrecen el equilibro durante el vuelo”.

Así, este libro, “Élitros. El canto del silencio absoluto sale a la luz en un momento oscuro para el mundo y particularmente para nuestro país. Un soplo oscuro nos desconcierta, la violencia ronda con su máscara descarnada. En estos tiempos tristes, Élitros reconforta, alivia el alma, porque la fuerza de tantas hermosas palabras hace vibrar el alma de los lectores. Se habla de una luz que hipnotiza, atrae, nos ilumina”.

El turno vino después para José García, director jurídico del DIF Estatal, institución que es, junto con la FAHHO, el otro sostén de Seguimos Leyendo. El funcionario narró lo que sintió al leer este conjunto de cuentos: “Adentrarse a cada lectura es hacer un viaje imaginario a la mente y el corazón de cada escritor. Leer cada idea, cada párrafo, cada historia del presente libro es una inimaginable sensación pletórica cargada de profundos sentimientos. Los límites literarios no existen, el ingenio se hace presente a cada momento”.

Con un público protagonista, pletórico, llegó el momento de oír algunos de los textos. Al azar, o el destino, como dijo una de las lectoras, cinco fueron los textos leídos en voz alta y seguidos por todos los presentes, línea a línea, libro en mano.

Después, la batuta de Socorro Bennetts, coordinadora de Proyectos Educativos y Culturales de la FAHHO, dio paso a las palabras de Raquel Olvera, maestra y escritora que, como afirmó María Isabel Grañén Porrúa, “incitó a sus alumnos a penetrar en las profundidades de su alma, a encontrarse consigo mismos. Como en un rito de iniciación bajaron al inframundo. Pisaron el mundo de los muertos y trajeron consigo las palabras del sol, de la luz, de la esperanza”.

Raquel Olvera explicó el subtítulo del libro Élitros, el canto del silencio absoluto: “En algunas culturas al canto de los grillos se le llama el canto del silencio absoluto, porque en el silencio absoluto no hay silencio, es el canto de todos los seres”.

Para ella, este libro es “un homenaje a su labor. Preciosa y única es su labor, cuán importante es para la sociedad. Con nuestro canto aunamos al canto del Universo, al canto del silencio absoluto. Ninguna voz es menos que la otra en esta música de las esferas”.

Y así, en la helada noche oaxaqueña y con Santo Domingo de fondo, los lectores que ahora también son escritores celebraron su labor, la de regalar la palabra, primero contada y ahora, además, escrita por ellos.

Entrada etiquetada con: , , , ,

Los comentarios están cerrados.