Nuestro compromiso es por México

Close Icon
   
Contact Info     @FundacionAHHO

Las lenguas amenazadas en Google

Lenguas-amenzazadas-01

Una entrevista al doctor Lyle Campbell

“Hacer frente a las lenguas en peligro de extinción, es una de las más altas prioridades a las que se enfrenta la humanidad actualmente”

Lyle Campbell (de su conferencia magistral en Centro Cultural San Pablo)

El doctor Lyle Campbell, profesor de lingüística de la Universidad de Hawái, es uno de los más destacados especialistas de las lenguas indígenas de las Américas y de la lingüística histórica. Es uno de los directores del Catálogo de Lenguas Amenazadas (ElCat), proyecto colaborativo con Google. Durante su visita a Oaxaca como conferencista magistral del “Coloquio Mario Molina Cruz” (sexta emisión del Coloquio de Lenguas Otomangues y Vecinas), celebrado en el Centro Cultural San Pablo del 24 al 27 de abril, dio una entrevista sobre las lenguas amenazadas a Michael Swanton y al departamento de comunicación de la FAHHO. Swanton: ¿Nos podrías explicar qué es una lengua amenazada? Campbell: Una buena pregunta. Como sabes, hay ideas y opiniones variadas acerca de ese tema, pero según la mayoría de los estudiosos y según el Catálogo de Lenguas Amenazadas que estamos elaborando, son varios criterios para designar que una lengua sea amenazada. Uno es que el número de hablantes sea muy bajo. El segundo es si los niños no la están aprendiendo. Otro criterio es que el número de hablantes esté disminuyendo con facilidad en tiempos recientes. También si los contextos o dominios en que se utiliza la lengua decrecen mucho. Otro criterio, un poco más difícil de percibir, es si la proporción de la población étnica frente a la cantidad de hablantes cambia o no: si la cantidad de hablantes va siendo menor, pero la población permanece del mismo tamaño, es una indicación también. Así que una lengua amenazada más que nada es una lengua que está en vías de desaparecer si no tenemos éxito en las medidas que podamos tomar para revitalizarla. Swanton: Nos podrías hablar del proyecto del Catálogo de Lenguas Amenazadas que estás realizando con Google, ¿cuáles son sus propósitos y cuál ha sido el proceso? Campbell: Anteriormente muchos investigadores habían percibido que no existe una fuente actualizada, accesible y confiable sobre las lenguas amenazadas del mundo, así que nosotros nos lanzamos a crear un catálogo de esta clase. Google entró como un participante. Ellos se ofrecieron a construir el sitio web y como eso iba a ser muy costoso nosotros aceptamos, porque vimos que era una ventaja para el catálogo.

En un principio, en el año 2009, la Fundación Nacional de Ciencias de Estados Unidos nos dio fondos para diseñar el catálogo. Ahí participaron más de 50 estudiosos famosos de todo el mundo que son especialistas en lenguas amenazadas. En 2011, Google entró en el proyecto también, y a partir de agosto de ese año comenzamos a juntar los datos y crear el catálogo.

Por insistencia de Google tuvimos que lanzar el catálogo en junio de 2012, que fue mucho antes de lo que queríamos, porque queríamos terminar el proyecto en tres años. Pero ellos insistieron en que se lanzara un catálogo preliminar antes de medio año, así que lo hicimos. Pero desde entonces hemos trabajado durísimo para completar el proyecto. Estamos en el proceso de recopilación de datos sobre las lenguas amenazadas del mundo, tratando de corregir lo que apareció en fuentes anteriores y recolectando la información más actualizada.

Los fondos que tenemos se acaban en mayo del año 2015. De ahí en adelante, unconsejo internacional tendrá que mantener el sitio al día y recibir sugerencias del público para correcciones. Campbell: Hay mucho que podemos decir al respecto, como el hallazgo de lenguas que no aparecían en otras fuentes. La clasificación en familias de lenguas se ha mejorado en muchos casos. Ya entendemos mejor las relaciones entre dialectos (o variantes) y lenguas independientes. Los nombres siempre han sido batallas en algunos lugares. Ahora tenemos más conocimiento y más datos sobre los nombres convencionales y los nombres preferidos de los pueblos. También hay mucho, mucho más que se conoce sobre la vitalidad de las lenguas. Lo que hemos notado es que las fuentes que citábamos ahora no representan a la realidad. El número de hablantes es casi siempre mucho menor de lo que señalaban esas fuentes. Eso nos espanta un poco y nos dice que la situación es mucho más peligrosa y grave de lo que se había esperado.

El proyecto está produciendo conocimientos nuevos y descubrimientos importantes. Uno es que, según los criterios que te mencioné, hay 3 230 lenguas amenazadas en el mundo. Eso representa 45% de todas las lenguas que hay en el mundo. Lo que encontramos es que una lengua muere o desaparece cada tres meses, así que son cuatro lenguas extintas por año. 414 lenguas en el planeta tienen menos de diez hablantes. Eso quiere decir que esas lenguas van a desaparecer durante nuestras vidas.

Otro descubrimiento es que no se trata solamente de lenguas sueltas, sino también de familias enteras de lenguas. En el mundo, por lo que sabemos como lingüistas, han habido 420 familias lingüísticas distintas de las cuales se derivan todas las lenguas. De esas 420 familias, más de cien ya desaparecieron. Es decir, todas las lenguas que pertenecieron a una de esas familias ya no tienen ningún hablante y eso significa que una cuarta parte de la diversidad lingüística del mundo ya desapareció. El 25% de las familias lingüísticas del mundo ya no tiene hablantes. Si contamos la diversidad lingüística en términos de familias lingüísticas, eso es muy grave.

Cada lengua nos brinda muchísima información sobre la historia de la humanidad, sobre los contactos entre pueblos, sobre lugares de origen, movimientos y, también, sobre la belleza del mundo. Toda lengua tiene su literatura, no importa si es escrita o no. Y cada vez que se pierde una lengua, con la muerte de la lengua, se va su literatura oral. Todos perdemos. Todos esos pueblos han tenido que luchar para conocer y nombrar su lugar en el mundo y todos tienen sabiduría que se refleja en esa literatura. Cuando se muere una lengua y no se ha documentado su literatura oral, todos perdemos, es un castigo para todos. Swanton: ¿Nos podrías hablar de la situación en Oaxaca? Campbell: Hay varias cosas muy bonitas. Una es la diversidad enorme de lenguas en Oaxaca. Lo que a mí me gusta mucho es que ahora hay mucha gente trabajando con esas lenguas, mientras que hace algunos años había muy poca. Sobre todo, hay gente indígena trabajando sobre sus propias lenguas. En esta campaña para revitalizar las lenguas, hay mucha esperanza para que no desaparezcan tantas lenguas. Eso es muy bonito.

Pero también había lenguas muy importantes que ya desaparecieron y tenemos poca documentación, como el pochuteco , que podría haber sido la lengua más interesante e importante para entender la historia de toda la familia náhuatl, pero ahora hay muy poca información.
Es indispensable tratar de fomentar aún más movimiento entre el público y los que puedan apoyar los esfuerzos para documentar y revitalizar las lenguas, pero sobre todo, apoyar a los jóvenes, a gente indígena que están ya involucrados en esa obra tan importante. Swanton: Una última pregunta. Tú estás trabajando ahora en la Universidad de Hawái. El hawaiano ha sido una lengua en peligro de extinción, pero también ha tenido un cierto renacimiento. ¿Podrías platicar brevemente al público oaxaqueño sobre esta experiencia? Campbell: El hawaiano es un modelo para todo el mundo, porque se toma como un caso exitoso de una lengua que ya tenía muy pocos hablantes, pero con muchos esfuerzos pudieron cambiar su destino. Ya no se está desapareciendo, al contrario, está regresando. Hace como veinte años ya casi no había hablantes en ninguna parte de las islas hawaianas, menos en una que se llama Ni’ihau, una isla privada. Seguían hablando el hawaiano allá, así que había hablantes nativos pero pocos.

Es un programa muy interesante para todo el mundo porque tienen libros hawaianos en todos lados de Hawái. También hay escuelas “de inmersión” donde todo se enseña en hawaiano, hasta en la prepa y en la universidad. Ahora es posible hacer una tesis de nivel doctorado en lengua hawaiana. Hay lugares en donde todos los niños hablan el hawaiano ahora. Los que vienen de otros lugares y hablan lenguas que están en riesgo tienen envidia de la situación en Hawái porque los hawaianos pudieron cambiar la tendencia de desaparición para resucitar la lengua. Ésa es una situación muy bonita. Hay jóvenes hawaianos que están estudiando lingüística y poniendo todo en práctica para ayudar a su pueblo. Es un ejemplo a seguir.

Entrada etiquetada con: , ,

Los comentarios están cerrados.